Un caza F18 de la base aérea de Zaragoza se ha estrellado esta mañana en la capital aragonesa. El piloto ha podido salvar su vida tras activar el botón y poder eyectarse antes de la colisión, si bien habría sufrido diversos traumatismos y fracturas de huesos. Este tipo de aparatos llegaron a España en 1986 y se han visto involucrados en una decena de accidentes graves, dos de ellos con dos aviones implicados. En lo que respecta a Aragón es ya el cuarto siniestro de estas características que ocurre en la comunidad.

Restos del caza F18 en la Base Aérea de Zargoza. Jaime Galindo

Desde la Delegación del Gobierno en Aragón no quisieron confirmar el incidente y remitieron al Ministerio de Defensa, que está a la espera de enviar un nuevo comunicado. No obstante tanto desde la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza como desde la Jefatura Superior de Policía de Aragón se confirmó el siniestro que se produjo sobre las 12.10 horas, cuando el piloto estaba realizando maniobras de exhibición. Ha sido entonces cuando el aparato, por causas que todavía se desconocen, ha caído en picado muy próximo a las instalaciones civiles del Aeropuerto de Zaragoza.

El piloto, cuya identidad se desconoce, ha sido trasladado en un helicóptero del 112 SOS Aragón al hospital Militar de Zaragoza. El piloto, Daniel Pérez Carmona, capitán del Ala 15 y con más de mil horas de vuelo de experiencia, ha sido trasladado en un helicóptero del 112 SOS Aragón al hospital Miguel Servet de Zaragoza.

JAIME GALINDO

Otros accidentes en Aragón del F-18

El primer siniestro de un F-18 en España fue, casualmente, en Zaragoza. Ocurrió un 7 de noviembre de 1988, a los pocos años de su estreno, en las inmediaciones de La Muela, en Zaragoza. El piloto avisó a la torre de control de que tenía problemas e intentó volver a la base aérea sin éxito. El piloto consiguió saltar en paracaídas y no resultó herido. Los análisis de los restos del aparato revelaron un fallo en los motores que provocó una explosión.

Ocho día después otro aparato colisionó con un aparato de pasajeros Hércules 130 que se disponía a despegar de la base militar de Zaragoza y en el que viajaban cinco tripulantes. No hubo que lamentar víctimas personales aunque las dos aeronaves sufrieron desperfectos.

No hubo tanta suerte en el 2000 cuando el 13 de marzo de 2000 dos aviones chocaron en pleno vuelo cuando sobrevolaran el termino municipal Ejea de los Caballeros en Zaragoza, falleciendo un piloto mientras que el otro consiguió eyectarse.