Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor cercanía de ERC con Sánchez escuece al PDeCAT

Los posconvergentes creen que Rufián (ERC) representa peor que Borrás (JxC) "el independentismo que exige el derecho a decidir"

Laura Borrás, de JxC. // Efe

Laura Borrás, de JxC. // Efe

La cercanía y el mutuo respeto que Pedro Sánchez y el portavoz de ERC, Rafael Rufián, mostraron el martes en el Congreso no ha sentado muy bien en la órbita posconvergente, de la que forman parte Junts per Catalunya (JxC), socio de Esquerra en el Govern, y el PDeCAT. El presidente de esta última formación, David Bonvehí, sacó en conclusión de las intervenciones del debate que Laura Borràs, portavoz de JxC, "representa mejor el independentismo" que Rufián.

En concreto, Bonvehí dijo que lo que Borràs "representa mejor" es "el independentismo en su transversalidad, arraigado al 1-O, que reclama que el país tiene derecho a decidir".

JxC y ERC votaron ayer en contra de la investidura de Sánchez, pero así como los posconvergentes ya han anunciado que hoy se mantendrán también en el "no", los republicanos se han cansado de repetir que si el PSOE y Unidas Podemos llegan a un acuerdo en las horas que quedan para la segunda votación, no bloquearan la elección del candidato y la formación de Gobierno, es decir, que trocarán el voto negativo por la abstención.

No es que Sánchez y Rufián no friccionaran. Lo hicieron, y mucho. Sobre todo, a cuenta de la vía unilateral que el candidato acusó a ERC de no haber abandonado aún y de la frase, "desafortunada, de que lo volverían a hacer", dicha en referencia a los hechos de septiembre y octubre de 2017.

Sánchez dejó claro a Rufián que si continúa en la Moncloa y juzga preciso activar de nuevo el artículo 155, no dudará en hacerlo.

Sin embargo, pese a estas diferencias, Rufián, que presumió de ser republicano, independentista y de izquierdas, es un declarado partidario del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos y el martes advirtió que, si no se logra la entente y hay que repetir las elecciones, toda la izquierda "pagará el pato". Ayer insistió en la idea. "El escenario alternativo es dramático" y "complicará la vida a todos", dijo en referencia a unos nuevos comicios que se celebraran después de conocerse la sentencia del "procés", que haría mucho más difícil cualquier entendimiento entre los republicanos y el PSOE, por la reacción política y social que el independentismo buscará en la calle si hay condenas.Es la enésima muestra del profundo desacuerdo que anida en el seno del Govern, y la consideración de Bonvehí prueba que les escuece.

Compartir el artículo

stats