19 de agosto de 2017
19.08.2017

Las imágenes, si se "huye del sadismo", ayudan a entender, dicen los expertos

Las fotos más escabrosas pueden causar "dolor innecesario", alertan los psicólogos

19.08.2017 | 03:25

"Por respeto a las víctimas y a sus familias, por favor, no compartas imágenes de los heridos en el atropello de la Rambla de Barcelona". El mensaje, ajustado en 140 caracteres, lo escribía ayer sobre la seis menos cuarto de la tarde la Policía Nacional en su cuenta de Twitter. Hacía aproximadamente media hora que se había producido el atentado terrorista que, de momento, ha segado la vida de catorce personas y las redes sociales y canales de comunicación como el Whatsapp ya estaban inundadas de vídeos, fotografías explícitas de las víctimas. Pronto se abrió de par en par el debate. ¿Está bien compartir el dolor? Los psiquiatras, psicólogos y sociólogos coinciden en que hay que huir por todos los medios de las imágenes escabrosas, de fotos que puedan dar cualquier tipo de pista a los terroristas, pero que una dosis de realismo también es necesaria.

El psiquiatra Julio Bobes es de los partidarios de que las imágenes se difundan. Por su puesto, las menos escabrosas. Argumenta su posición señalando que "las fotografías nos permiten recordar los hechos por encima de la escritura, por lo que no debería de renunciar a ellas. Facilitan la comprensión y ayudan a poner la situación en contexto". La forma que tienen de impregnarse en la memoria es mucho más profunda. Además considera que las imágenes de las que han echado mano los medios "no han supuesto un abuso, no ha sido nada desproporcionado".

Siempre con mesura pero, añade, es importante mostrar ciertas imágenes para que "se vea que entre las flores también hay alguna que otra ortiga. Por supuesto siempre huyendo del sadismo".

Minutos después del atentado, ya corría por servicios de mensajería un vídeo en el que se veían cuerpos tirados a lo largo de la Rambla. Pese a las advertencias de las fuerzas de seguridad, la divulgación de las imágenes fue rapidísima. José Muñiz, catedrático de psicología, es de la opinión de que estas imágenes no deberían de difundirse por varias razones. Primero, porque supone estar siguiéndoles el juego a los propios terroristas amplificando sus actos permitiéndoles que sus actos criminales lleguen a todo el mundo. "Sería algo así como ponerse del lado de ellos", señala.

Además, explica, también hay que tener en cuenta el punto de vista de las víctimas y de sus familiares, que probablemente no sepan nada de los suyos y puedan recibir noticias

El catedrático también reconoce que en casos como el del jueves las redes sociales son incontrolables. "El consejo sería no abusar de ellas porque la difusión de esas imágenes pueden provocar un dolor innecesario a la gente que está implicada en el atentado", apunta Muñiz.

Tampoco los sociólogos tienen claros los beneficios que la difusión de las imágenes puedan tener. Primero, señala el sociólogo holandés Hans Peter Van Den Broek, porque "se está dando pistas a los terroristas" de cuáles son las acciones que está llevando a cabo la Policía. Luego, apunta, por una mera cuestión de humanidad, ya que "hay que ponerse en el lugar de la víctima". Y, como señalaba Muñiz, en el de los familiares. "Es muy duro enterarse por alguno de estos medios de que le ha pasado algo a algún allegado", resalta.

En atentados anteriores, en Reino Unido o Francia, las fuerzas de seguridad hicieron severas advertencias para que estas imágenes no salieran a la luz.

"En Bruselas, por ejemplo, la policía hizo mucho hincapié en que no se difundieran ese tipo de fotografías para no dar ninguna pista a los terroristas porque en uno de los barrios donde se sufrieron los ataques se fueron realizando registros puerta a puerta", señala Van Den Broek. Y, más o menos, lo consiguieron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias