IPC

Inflación y menor oferta elevan un 50% el precio de los cítricos españoles en la UE

Cooperativas y comercio privado sitúan la producción en 2023 a 0,95 euros por kilo

Las cotizaciones todavía siguen por debajo de Grecia y similares a Italia

Mandarinas en una explotación de Valencia.

Mandarinas en una explotación de Valencia. / Archivo

José Luis Zaragozá

La campaña citrícola 2023/2024 en España, en la Comunitat y Castellón en particular, avanza con serios contratiempos meteorológicos (temporales de viento y pedrisco durante el final del pasado el verano y este otoño) que se traducirán en una cosecha sensiblemente inferior a la de temporadas precedentes, lo que ya se traduce en que aleja que se retomen las exportaciones de cítricos a Estados Unidos, como recogió ayer este diario. Sin embargo, los precios experimentan un aumento de casi un 50% por encima de la media de las cinco campañas precedentes, lo que no es mala noticia. 

Así lo confirma el observatorio de cotizaciones publicado el pasado mes de octubre por el departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea (CE), que sitúa el valor de los agrios que salen de los almacenes (cooperativas y comercios privados) en un nivel de 90 euros por 100 kilogramos o, lo que es lo mismo, 0,9 euros por kilo. 

Estas cuantías económicas que se pagan por los cítricos, que luego crecen tras los márgenes que aplican las firmas de distribución para la venta al público, se disparan respecto al último lustro "como consecuencia de la inflación, que ha elevado los costes de explotación de toda la cadena agroalimentaria, pero sobre todo porque la producción está siendo históricamente baja en comparación con las de años anteriores". De este modo explican algunos operadores del mercado el tirón de los precios de las naranjas y mandarinas al hacer balance de esta primera fase de la campaña naranjera 2023/24 cuyos agrios se exportan a la Unión Europea, principal destino de las ventas exteriores.

Del balance realizado por la Comisión Europea sobre los cítricos también destaca que el incremento de precios de la producción española se sitúa en niveles similares a los de Italia (48%), si bien por debajo de los de Grecia (+73%). Con todo, hay tener en cuenta que el volumen de producción de España duplica al del país transalpino y es seis veces superior al de los helenos. 

En comparación con los precios en origen, es decir los que se pagan a los agricultores, la Lonja de Cítricos ha arrancado cotizando la naranja Navelina a entre 0,38 y 0,42 euros por kilo para la primera calidad, y de entre 0,30 y 0,32 euros por kilo para la naranja de industria, en un año que se prevén cotizaciones superiores a los del año pasado, debido a la bajada de producción.

La dependencia del comercio exterior de cítricos de la UE es muy grande. Y es que la mitad de las exportaciones españolas se destina a los dos grandes países en habitantes de Europa: Alemania y Francia. Además, la suma de toda la Unión Europea más el Reino Unido aglutina del 91% al 93% de todas las exportaciones de naranjas y mandarinas españolas, lo que constata la alta dependencia del negocio naranjero del viejo continente.  

Aforo previsto por España

Las previsiones de la evolución de precios de los cítricos en la Unión Europea puestos en el mercado por los operadores españoles, más allá de otros factores, apuntan a que podrían seguir subiendo durante esta primera fase de la campaña, en la que entra de lleno la comercialización de las principales variedades de mandarinas y clementinas. Y es que, según el aforo facilitado por las principales comunidades autónomas españolas productoras, la cosecha de cítricos de la campaña 2023/24 con 5,754 millones de toneladas, de los cuales casi 2,8 son valencianas, se situaría muy ligeramente por encima de la pasada, pero un 14,4% bajo la media de las últimas cinco. 

No obstante, según el ministerio, mientras que naranjas y pequeños cítricos retroceden significativamente, limones y pomelos incrementan su producción. Con la excepción de la campaña 2022/23, la actual será la más corta de los últimos 11 años. Globalmente se producirán algo más de 24.000 toneladas que la pasada, si bien casi un millón menos que en una campaña media, de las que un 86% son naranjas.