Las hipotecas se hunden un 23% en Galicia, donde se cancelan más de las que se firman

Entre enero y septiembre se formalizaron 9.300 préstamos en la comunidad, frente a los más de 12.100 del pasado ejercicio

Una obra de viviendas en Pontevedra.   | // GUSTAVO SANTOS

Una obra de viviendas en Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS / a. sala / j. pérez

A. Sala

El mercado de las hipotecas se sigue desinflando. La firma de préstamos para adquirir una vivienda se redujo un 29,6% interanual en septiembre en España, hasta los 31.054 préstamos. Se trata del mayor descenso desde enero de 2021 y la séptima caída consecutiva de dos dígitos, que se debe a la subida de los tipos de interés que se cobran por estos préstamos.

Por eso se mantiene la pérdida de peso de las hipotecas a tipo fijo y el 56,2% de los préstamos para vivienda que se firmaron en septiembre fue con un tipo de interés fijo, el porcentaje más bajo desde marzo del 2021, en tanto que el 43,8% se referenciaron a un tipo de interés variable (que incluye las hipotecas mixtas, aquellas que combinan un periodo fijo con otro variable). Las hipotecas a tipo fijo alcanzaron su techo, con el 75,2% del total de las nuevas firmadas en julio de 2022, momento a partir del que fueron perdiendo gas. Es entonces cuando empezaron a recuperar terreno las variables y especialmente las mixtas, en las que durante un periodo se mantienen cuota fija y el resto, variable.

En Galicia se firmaron 929 hipotecas para la adquisición de un piso o una casa en septiembre, un 38% menos que un año atrás. Se trata de la tercera mayor caída de todo el país, solo por detrás de Murcia (44,8%) y Aragón (39%). En los nueve primeros meses, el número de operaciones alcanza las 9.300, lo que supone un descenso del 23% en comparación con el mismo periodo del pasado ejercicio (12.143).

A pesar del fuerte encarecimiento de la cuota entre aquellos con préstamos variables por el subidón de los tipos de interés, no se ve un crecimiento contundente de las novaciones para mejorar las condiciones. Pero sí aumentan con fuerza, un 12%, las cancelaciones registrales –ya son más que las nuevas hipotecas: 12.531 hasta septiembre– por las amortizaciones anticipadas para evitar, precisamente, la subida del recibo.

El encarecimiento del precio del dinero se nota en los datos, ya que el interés medio aplicado por las entidades a las nuevas hipotecas sobre viviendas se encareció hasta su nivel más alto desde enero de 2016, el 3,26%, más de un punto porcentual por encima de un año antes, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el plazo medio es de 24 años.

En todo caso, el dato de suscripción de hipotecas en septiembre “sigue siendo el cuarto mejor registrado durante un mes de septiembre en la última década”. Solo durante el noveno mes de 2022, 2021 (42.408) y 2018 (32.840) se superó la cifra de este año, recuerdan desde iAhorro. A su vez añaden que 2022 “fue un año excepcional para el mercado inmobiliario e hipotecario y ahora estamos en una fase de estabilización, a pesar de esto se están firmando más de 30.000 hipotecas al mes. Por ello, no podemos hablar de crisis, sino de equilibrio de los diferentes valores del mercado que poco a poco se están ajustando en un contexto de tipos altos y de precios de vivienda que no terminan de bajar”.