Los problemas de la automoción

Stellantis Figueruelas ofrece a sus trabajadores conducir portacoches por 800 euros más al mes

Los empleados que lo deseen podrán ser cedidos a empresas de transporte sin perder sus contratos | La firma pretende aliviar el tapón logístico que inunda las campas de coches a estrenar por la escasez de portacoches

La campa de Figueruelas, llena hasta los topes por el tapón originado por la escasez de portacoches.

La campa de Figueruelas, llena hasta los topes por el tapón originado por la escasez de portacoches. / Ángel de Castro

M. Calvo Lamana

La dirección de Stellantis Figueruelas –como el resto de las fábricas de la multinacional– ha ofrecido a sus trabajadores un traslado voluntario a empresas externas dedicadas al transporte de vehículos por carretera para aliviar el tapón logístico que inunda de coches a estrenar las campas de las fábricas de toda EuropaEl origen del problema está en la escasez de conductores de portacoches, lo que ha derivado en que la planta zaragozana haya llegado a aparcar 21.000 vehículos en su exterior. Y aunque ahora el volumen es menor, la falta de profesionales en la logística amenaza con enquistar este problema.

La iniciativa propone una cesión temporal y voluntaria para aquellos empleados que disponen del permiso de conducción para estos camiones, que mantendrían su salario actual y cobrarían un plus de 800 euros brutos al mes, además del pago de toda la actividad que se realice según la normativa de transportes, incluidas las horas extraordinarias, y abonos de gastos de viaje conforme a las dietas vigentes para los desplazamientos de corta duración Stellantis en España y Portugal. Los trabajadores que acepten la propuesta podrán regresar a su puesto de trabajo en Stellantis cuando finalice la colaboración.

Podrán acceder con prioridad a esta iniciativa los trabajadores con carnet de conducir tipo C+E y, preferentemente, con certificado profesional en vigor. En todo caso, la inscripción previa para participar en este posible proyecto está abierta a cualquier persona en posesión de cualquier tipo de carnet de conducir con al menos cinco años de antigüedad, aún sin el certificado profesional en vigor, que tenga más de 21 años y esté interesada optar por esta oportunidad.

"Si hay trabajadores que pueden asumir la responsabilidad, bienvenida sea. Será una decisión de cada uno", señaló Rubén Alonso, el presidente del comité de empresa. No es la primera vez que Stellantis incentiva la movilidad de sus trabajadores. En las Navidades de 2021, varios contingentes de empleados de Figueruelas aceptaron trabajar de forma temporal en la factoría de Villaverde o en Poissy (Francia).

El problema de la logística es solo uno más para el mundo de la automoción, que vive tiempos convulsos. Se suma a la crisis de los semiconductores, que han obligado a parar las líneas de producción de forma constante en toda Europa, mientras el sector debe afrontar una transformación hacia la electromovilidad que pone en jaque al empleo y a la forma en la que se concebía este mundo. Además, Figueruelas debe comenzar a negociar su convenio colectivo a finales de este mes. La dirección de la planta y el comité deberán alcanzar un acuerdo crucial con todo un futuro por jugarse en el horizonte.