Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia agrava la brecha laboral de las gallegas: 17.300 euros al año

“Vuelve a ser la mujer la que se sacrifica”, advierte David Regades - El Ardán 2021 confirma la mayor resiliencia de la economía gallega, que podría crecer un 7% este año

Regades, Lago y Martínez con el equipo del Ardán, ayer. |   // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Regades, Lago y Martínez con el equipo del Ardán, ayer. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

La pandemia pilló al tejido productivo en plena fase expansiva, con un patrón más equilibrado que en anteriores etapas de crecimiento y limpio de buena parte de la deuda que alimentó la burbuja inmobiliaria. “De la mejor manera posible”, resumía David Regades, delegado de Zona Franca de Vigo, en la presentación ayer del Informe Ardán 2021, que confirma un mejor comportamiento de la economía de Galicia frente al golpe del coronavirus por la fortaleza de la automoción y las exportaciones, pero también antes del comienzo de la crisis. Los ingresos de explotación de las más de 35.000 empresas recogidas en el balance aumentaron en 2019 un 2,79%, hasta los 108.057 millones de euros. El valor añadido bruto (VAB) rozó los 32.900 millones, un 4,8% más, con la industria de la moda a la cabeza (38% del total), seguida de los servicios profesionales (14,4%), construcción (8,6%), logística y transporte (5,5%) y el motor (5%). Este grupo de actividades, junto con la agroalimentación y la pesca, nutren el 80% del Producto Interior Bruto (PIB) regional para el que Regades receta “la gestión del talento como una ventaja competitiva” en “la nueva economía” tras el COVID-19, empezando por el papel de la mujer. No hay buenas noticias. La pandemia empeora la brecha laboral en la comunidad. La falta de igualdad en el empleo le cuesta de media a cada trabajadora 17.315 euros al año.

“Este deterioro sucede por la generosidad de las mujeres a la hora de enfrentarse a la COVID-19 y la carencia de estructura y medios para hacer efectiva la igualdad”, apuntó el delegado de Zona Franca. “Vuelve a ser la mujer –insistió– la que se sacrifica para atender a mayores y niños”. Solo el 8,8% de las empresas consultadas para el informe Ardán 2021 tienen una situación equilibrada, “es decir, que la proporción de hombre y mujeres de la plantilla es la mismas en todos los niveles salariales”. Hay sectores claramente feminizados. Las mujeres ocupan cerca del 88% de los puestos en geriátricos; el 85% en los negocios de venta de ropa y complementos; el 78% en supermercados e hipermercados; y por encima del 76% en actividades sanitarias y la confección. “Es el momento de seguir denunciando los importantes desequilibrios y esta injusticia –remarca David Regades– y poner los mecanismos necesarios, los primeros los hombres, para no seguir desperdiciando tanto talento”.

Flexibilidad

La radiografía del golpe del coronavirus a la economía gallega constata también que las mujeres sufrieron más paro y pasaron por más Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), un “exitoso” mecanismo de protección laboral, según Santiago Lago, catedrático de Economía Aplicada, que rompió con la sangría laboral habitual en las crisis en España. El PIB retrocedió en Galicia un 9%, dos puntos menos que en el conjunto del Estado por las diferencias en la estructura productiva –menor dependencia del turismo y mayor peso de la industria de la alimentación– y otros factores, como la incidencia del virus, la desescalada más rápida y “el extraordinario” comportamiento de la automoción y las exportaciones, “que sobrecompensó la cruz, el textil”. “Hemos aprendido de la gran recesión –destaca Lago, autor de un capítulo específico en el Informe Ardán 2021 sobre la crisis– con una respuesta pública mucho más acertada”.

Muchas de las razones por las que Galicia resistió mejor el envite, incluida “la resiliencia de las empresas familiares”, impulsarán la recuperación en este 2021. Entre un escenario optimista que llega al 8,8% y uno pesimista de, como mucho, el 4,8%, Lago cree que el PIB autonómico en 2021 estará más próximo al primero, “entre un 6,5% y un 7%, en función de la evolución de la pandemia”. De eso dependerá igualmente que irrumpa “una crisis latente de solvencia”. “Queda mucho crédito del ICO por devolver y todavía gente en ERTE, con sectores muy afectados como la hotelería y la restauración, pero no veo una hecatombe”, asegura.

Del más de medio millón de trabajadores que hay en estos momentos en Galicia, la mayoría, un 45,5%, cuenta con un título superior. “¿Esto es mucho?”, pregunta Xavier Martínez Cobas, profesor de Economía Financiera y Contabilidad, miembro del Centro Interuniversitario ECOBAS de la Uvigo. “Todo lo contrario. La digitalización, la sostenibilidad y la economía verde anticipan una mayor cualificación, tanto de titulados en formación profesional como universitarios”, asegura.

El sector TIC encabeza la buena gestión del talento

El análisis sobre gestión del talento que por primera vez recoge el Informe Ardán y sirve de guía para la creación de un nuevo indicador de excelencia en Zona Franca de Vigo se nutre de una muestra de 355 empresas y refleja “diferencias significativas por sectores”. “Evidentemente no es lo mismo gestionar un equipo que está desarrollando software que otro que por necesidades de producción es distinto”, afirma Martínez Cobas, coautor del estudio, que claramente apunta al sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como el más aventajado, protagonista del ranking con las 20 empresas a cabeza de la gestión del talento. Están Torus y Consultora Digital Cuatro, de A Coruña; Compañía de Algas Marinas de O Porriño; la viguesa Hermasa; Ambiotec, ubicada en Santiago; Citic Hic Gándara, de O Porriño; Carpintería Candame, de Arteixo; y Landín Informática, de Poio; Carpintería Aluman, de Arteixo; y Optare Solutions, de Vigo, entre otras. Las empresas se puntúan con un 3,91 sobre un total de 5, “aunque hay muchos campos de mejora”.



Compartir el artículo

stats