Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta exige a Barreras que clarifique su situación actual para aprobar el rescate público

Conde no descarta una entrada de Xesgalicia en el accionariado | La plataforma de auxiliares Uninaval se reúne hoy con el Igape

El varadero de Barreras, vacío. Alba Villar

El varadero de Barreras, vacío. Alba Villar

Se fue el Evrima y se hizo el silencio en Beiramar. Ningún responsable de Hijos de J. Barreras, ni de su único accionista, Cruise Yacht OpCo, ha transmitido a la plantilla o a la industria auxiliar cuáles son sus planes para el mayor astillero privado de España. El crucero de ultralujo partió hacia Santander el pasado 15 de marzo, pese a tener que esperar al menos un mes para ir a dique seco, donde será sometido a tareas de pintura. Mientras tanto, y con el buque amarrado en uno de los muelles de la atarazana cántabra Astander, no se está haciendo ningún trabajo de construcción. Solo de mantenimiento, como desveló FARO. Y faltan escasos cuatro meses para la fecha del viaje inaugural, marcada de momento para el 24 de julio, para una travesía entre Venecia y Atenas. La compleja situación de la compañía volvió ayer al Parlamento de Galicia, donde el vicepresidente segundo y conselleiro de Industria, Francisco Conde, exhibió a Cruise Yacht la lista de requisitos que debe cumplimentar antes de poder recibir los ocho millones de euros que ha pedido en forma de ayudas públicas. “Deberá demostrar que tiene un plan industrial sólido”, arrancó.

Conde exigió a la sociedad que preside Douglas Prothero que aporte “información detallada sobre su situación actual”, económica e industrial, que todavía –según constatan distintas fuentes– no se ha entregado. Asimismo, considera imprescindible que aporte garantías de que podrá terminar en plazo su única construcción, el Evrima, que pertenece ahora a una sociedad de malta, constituida en febrero de 2017 y del mismo grupo económico que Cruise Yacht OpCo. Además de la pintura exterior (obra viva, obra muerta y superestructura), al barco le faltan todavía muchas horas de trabajos de habilitación, refrigeración, navegación, propulsión, calderería o electricidad. “Debe –continuó el conselleiro, a preguntas de la diputada María do Carme González Iglesias– alcanzar un acuerdo con la industria auxiliar para saldar las deudas pendientes”.

El "Evrima" abandona Barreras y pone rumbo hacia Santander R.V.

Según la información de la nacionalista, las facturas impagadas ascienden ya a 24 millones de euros, con más de treinta empresas afectadas. “No hay dirección de producción, no hay oficina técnica. Es el momento de una intervención pública de Barreras”, apostilló, en línea con las declaraciones del secretario xeral de la CIG en Vigo, Alberto Gonçalves, esta semana. González Iglesias indicó que, sin barcos a la vista, el astillero solo ha asignado a su personal la realización de tareas de mantenimiento y acondicionamiento en almacenes y naves.

Ante esta situación de impasse, la plataforma de auxiliares Uninaval se reunirá este jueves con el director general del Igape, Fernando Guldrís. Antes de que Barreras lograse sacar adelante su plan de refinanciación, el pasado febrero, la Xunta había habilitado una línea urgente de créditos a las proveedoras de la atarazana, precisamente para sostener su actividad ante el elevado número de trabajos impagados.

Compartir el artículo

stats