Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Su pedido, a bordo y volando

La gallega Aerocamaras se asocia con el grupo Península para crear una empresa de vuelos para la industria marítima

7

Un repartidor que sobrevuela el mar. FdV

La empresa gallega de drones Aerocamaras busca nuevas aventuras mar adentro. La compañía, encargada de vigilar el aforo de las playas este verano, por la pandemia, se ha asociado con el holding Peninsula Petroleum, la principal compañía proveedora de combustible marino. Y lo ha hecho a través de una joint venture de la que nace Drones Maritime, que explorará las múltiples aplicaciones que este tipo de artefactos pueden ofrecer en alta mar. La nueva sociedad se centrará en dar servicios de transporte, de inspección, así como en el ámbito audiovisual a puertos y embarcaciones. La propuesta pretende mejorar la seguridad de los propietarios y operadores de barcos, a través de un proceso más ágil y económico que aporta un dron.

Aerocamaras vio la luz hace siete años como una empresa especializada en aeronaves no tripuladas. Desde entonces, se ha enfocado en ofrecer servicios y formación relacionados con esta tecnología. Sin ir más lejos, la firma se adjudicó este verano un servicio para realizar el conteo de personas en 17 playas de Sanxenxo y controlar su aforo. Ahora, tras su asociación con el proveedor de combustible marino, Peninsula, la firma gallega diversifica su modelo de negocio para entrar en un nuevo sector.

Entre los servicios que proveerá la empresa resultante, Drones Maritime se cuentan las inspecciones técnicas a barcos con cámaras HD, térmicas y multiesprectrales. Pero más allá de ello, esta alianza abordará la entrega y recepción de documentos y otros materiales en embarcaciones para evaluar como los servicios marítimos podrían ser más eficientes.

Reparto en alta mar

Dicho de otra forma, la nueva compañía valora utilizar sus drones como una suerte de rider aéreo para barcos. La empresa resultante explora la forma en que estos vehículos no tripulados podrían convertirse en repartidores para abordar la entrega de suministros, mercancías y piezas de hasta 200 kilos mientras una embarcación permanece en tránsito, lo que ahorraría tiempo al propietario y al operador.

Más allá de estas aplicaciones, Drones Maritime incluye servicios de vigilancia, seguridad o ayuda en casos de emergencia. No en vano, Aerocamaras ya contaba con un dron de ala fija diseñado para prevenir y controlar incendios forestales. Además, esta tecnología permitiría monitorizar y reducir el tiempo que un buque está en puerto o para llegar a áreas remotas de los puestos de socorro.

La firma gallega se ha especializado en el desarrollo del modelo de dron híbrido AeroHyb Hexacopter, capaz de realizar vuelos de hasta 7 horas. Esta tecnología está diseñada para llevar acabo servicios profesionales como inspecciones técnicas, tareas de emergencias, seguridad, topografía, agricultura de precisión o audiovisual.

“El acuerdo con Peninsula nos permite continuar con el desarrollo de aplicaciones de drones en escenarios del mundo real y ayudar a reducir el riesgo y aumentar la eficiencia a todas las empresas del sector marítimo”, apunta el fundador y CEO de Aerocamaras, Jaime Pereira. “Esta empresa conjunta ampliará los límites de cómo operamos actualmente y abrirá una oferta de servicios completamente nueva para Peninsula”, complementa su consejero delegado, John A. Bassadone.

Compartir el artículo

stats