Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pesqueras gallegas abonan las nóminas más elevadas de toda la economía argentina

Vista general de Puerto Deseado, con las instalaciones y flota de Vieira en primer término. | // VIEIRA ARGENTINA

Los salarios del sector privado medraron por encima del 36% en Argentina durante el pasado año. En Galicia, por ejemplo, las nóminas amparadas en convenios colectivos experimentaron un alza del 1,89% hasta diciembre, según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo. Eso sí, en el país sudamericano la inflación, el coste de la vida, lleva años sin bajar del 25% anual. Si los sueldos no se elevan a un ritmo equivalente al IPC es cuando se produce la llamada pérdida de poder adquisitivo. En el año de la pandemia, el salario medio argentino ascendió a 64.734 pesos (612 euros, al tipo actual de cambio), según el informe Remuneraciones promedio de trabajadores del sector privado, de la consultora local Politikon y elaborado en base a los registros del Ministerio de Empleo y al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Pero una región, y una actividad, batieron de largo estas cifras. La pesca en la provincia de Santa Cruz alcanzó nóminas de 1.040 euros mensuales (109.950 pesos); este liderazgo nacional en remuneraciones tiene nombre gallego. El de las filiales de Iberconsa, Pescanova, Profand y Vieira, que son las principales compañías de pesca extractiva y transformación en la región.

El sueldo medio en la provincia de Santa Cruz es un 40% superior a la media del país

El ejercicio fue complejo en extremo para esta industria. No solo por el impacto directo del COVID, aunque prácticamente toda la flota pasó periodos de aislamiento a bordo por positivos, y el Gobierno decretó una cuarentena obligatoria a los tripulantes de más de 60 años –los marineros más veteranos son los que ejercen de capitanes o jefes de máquinas– durante las primeras semanas de la pandemia.

  • La crisis de precios 'amarra' los barcos gallegos de langostino en Argentina
    Las tripulaciones reclaman un aumento salarial por la devaluación del peso, pero la gran depreciación del producto aleja posturas

Pero también por la depreciación de productos como el gambón y una huelga –con una guerra del langostino incluida– que afectó con dureza a la campaña. “Hablamos de pasar de unos 7,5 dólares a 4,3. Económicamente, a algunas compañías no les es rentable salir a pescar”, explicaron entonces a FARO fuentes del sector.

Capturas de langostino, en un fresquero

El todopoderoso sindicato SOMU –que alentó el intento de expropiación, en 2012, de Vieira Argentina– repartió piquetes en los puertos para evitar que las fábricas siguiesen trabajando con el marisco que nutrían los buques del fresco, ya que los congeladores seguían amarrados. Acusaron a las armadoras de “aprovechar” el golpe de la pandemia para renegociar a la baja el convenio colectivo.

El reparto

Las nóminas en la provincia de Santa Cruz se elevaron un 20,5% hasta septiembre, de acuerdo a la misma consultora, que no detalla en este caso el reparto por sectores de este incremento. Sí determina los mayores y menores salarios del año en cada uno de los departamentos en los que se divide administrativamente Argentina. De nuevo Santa Cruz, y de nuevo con la pesca, se encaramó al podio: 213.724 pesos, equivalentes hoy a 2.020 euros mensuales. Solo los sectores energéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y Tierra del Fuego superaron esta cantidad. “Si bien la ciudad no tiene territorio de explotación de minas y canteras –dice el informe sobre la capital del país–, al ser jurisdicción de sede de empresas cuenta con trabajadores jerárquicos que ganan” esas cantidades tan elevadas para la media de Argentina. Las remuneraciones más bajas de todo el territorio están copadas por la hostelería, la agricultura y ganadería y la educación.

Su caladero es un vergel en recursos, pero los argentinos no comen pescado

El principal núcleo de la actividad pesquera de Santa Cruz se encuentra en Puerto Deseado. La elevadísima presencia de capital gallego en esta localidad –tiene poco más de 14.000 habitantes– se vio reforzada en 2018, cuando Grupo Iberconsa cerró la compra de Pesquera Santa Cruz. En aquel momento la operación aportó a la firma que dirige Alberto Freire una flota de seis tangoneros (para la pesca de langostino) y dos poteros, además de una planta de transformación. Pesquera Deseado (de la viguesa Profand), Vieira y Argenova (de Nueva Pescanova) completan este despliegue de capacidad extractiva y transformadora de acento vigués en este puerto. Es cierto que el estudio de Politikon sitúa a la provincia de Chubut en los primeros puestos del país en salarios (93.522 pesos, equivalente a 885 euros al mes). Y, aunque las nóminas más abultadas en este caso emanan de las actividades energéticas, la presencia de la pesca –y los elevados salarios, para la media nacional– es más que destacable. De nuevo Iberconsa o Profand, Videmar, Altamare (ex de Pereira, ahora de los dueños de Albo), Estrella Patagónica o Fandicosta desempeñan su trabajo desde Puerto Madryn, Camarones o Comodoro Rivadavia.

La industria pesquera es netamente exportadora y generadora de divisas, un bien a preservar y una cuestión de Estado

Las empresas gallegas, con unos 60 buques en el caladero argentino, facturan unos 350 millones de euros allí. Argentina es un vergel en recursos pesqueros, pero no los come. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación ha tenido que poner en marcha campañas para revertir su raquítico consumo interno: El 19 comé pescado, rezaba una de las últimas, para convencer a los hogares a elegir la proteína marina para el almuerzo al menos una vez al mes. Por eso la industria pesquera es netamente exportadora y generadora de divisas, un bien a preservar y una cuestión de Estado.

Compartir el artículo

stats