30 de junio de 2020
30.06.2020
Faro de Vigo

Adiós a la térmica de Meirama

Tras 40 años, la central de carbón de Naturgy en Cerceda suspende hoy su actividad junto con otras seis centrales españolas tras la entrada en vigor de la nueva normativa europea de emisiones

30.06.2020 | 00:35
Una de las chimeneas de la central térmica de Meirama (Naturgy) en Cerceda.

La parroquia de Meirama, en Cerceda, no volverá a ver salir humo de la chimenea que ha dominado su paisaje las cuatro últimas décadas. La entrada en vigor de la nueva directiva europea de emisiones industriales obliga desde esta medianoche al cierre de esta central térmica y otras seis en España. As Pontes, con los días contados (hasta 2021), pasa a ser el único centro de producción de energía con carbón en Galicia

Galicia entra oficialmente en la senda de la descarbonización con el cierre de la central térmica de Meirama. La instalación de Naturgy en Cerceda y otras seis plantas de carbón españolas dejan de producir electricidad por la entrada en vigor, mañana, de la directiva 2010/75/UE, que endurece los límites de emisiones industriales. La de hoy es la última jornada en la que la chimenea de Meirama puede echar humo, como lo ha hecho desde 1980. Sin embargo, no lo hará porque el carbón se consumió ya la pasada semana y los operarios se afanan en preparar las tareas de desmantelamiento, que se realizarán a lo largo de los tres próximos años, ocupando a parte de la plantilla actual. Con la desaparición de Meirama, el carbón inicia su retirada en Galicia como fuente de energía, un proceso que será total con el cierre de As Pontes -la mayor térmica de España-, que Endesa prevé para el segundo semestre del año que viene.

La nueva normativa ambiental obliga a cerrar también otras dos térmicas de Naturgy: Narcea, en Asturias, y La Robla, en León. Lo mismo sucede con dos instalaciones de Endesa -la de Andorra, en Teruel, y la leonesa de Compostilla- una Iberdrola -Velilla, en Palencia- y otra de Viesgo -Puente Nuevo (Córdoba)-. En total son siete las centrales de carbón españolas que dejan de producir. A ellas se sumará pronto la de Lada (Asturias), de Iberdrola, que aunque deja de estar operativa, podrá seguir disponible hasta contar con la autorización de cierre del Gobierno, dado que cuenta con las técnicas necesarias para poder operar cumpliendo con los límites de emisión de la normativa europea.

En todos los casos se trata de centrales en las eléctricas consideraron que la inversión necesaria para alargar su vida útil no era rentable. Para Meirama, que dispone de una potencia 580 megavatios (MW), Naturgy cifró en 120 millones de euros lo que costarían las obras de adecuación a la nueva normativa. El recorrido del carbón se veía ya limitado y la compañía optó por invertir en energías renovables. Para amortiguar el impacto de la clausura en Meirama, Naturgy ha prometido dedicar 80 millones de euros a la construcción de dos parques eólicos (de 50 y 20 megavatios, respectivamente) y un centro de gas renovable. La potencia de generación eléctrica y los niveles de empleo distan de los que generaba el carbón.

"A terra é nosa, e non de Fenosa"

La térmica de Meirama ya es historia. Una historia de 40 años de actividad industrial que empezó a escribirse antes de que central entrase en funcionamiento (en 1981). En 1977, la expropiación que la entonces Unión Fenosa realizó para explotar la mina a cielo abierto de carbón que abastecería a la central desató una revuelta vecinal con el conocido como cura de As Encrobas, Moncho Valcarce, como figura más emblemática de esa lucha al grito de "A terra é nosa, e non de Fenosa". El lignito local se quemó hasta que se agotó en 2008 y fue sustituido por mineral de importación. Ahora, Naturgy pone fin a las descargas de carbón en el puerto de A Coruña y a la columna de humo en Meirama.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Contenido Patrocinado


AC Systems, dinamismo frente a los retos del sector industrial

"Nuestro objetivo es ofrecer soluciones integrales, rápidas y flexibles a nuestros clientes"