11 de junio de 2019
11.06.2019

Pena de cárcel para dos empresarios por obligar a sus empleados a trabajar "todos los días"

Eran dueños de una panadería pontevedresa, que solo les daban libre en Navidad y Año Nuevo - Se les condena por fraude a la Seguridad Social

11.06.2019 | 01:50

Dos empresarios pontevedreses han aceptado sendas penas de seis meses de prisión por imponer a sus empleados unas condiciones ilegales de trabajo. Concretamente, y según se recoge en la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, ambos obligaban a sus trabajadores a acudir a trabajar todos los días del año, salvo el de Navidad y Año Nuevo. Además, también se les condena por fraude a la Seguridad Social por no abonar los sábados y domingos como horas extras.

Así las cosas, los dos empresarios, han sido condenados penalmente por un delito contra los derechos de los trabajadores, pero también por un delito de defraudación a la Seguridad Social por todas las horas extras que dejaron sin abonar, no solo a sus empleados, sino a las arcas del Estado, en las que dejaron de ingresar unos 238.000 euros por ese concepto.

Los dos acusados reconocieron los hechos en una comparecencia que tuvo lugar en la Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra el pasado 30 de abril, dando lugar a esta sentencia dictada con la conformidad de las partes el pasado 6 de mayo y que trasciende ahora.

Señala el fallo que los dos acusados constituyeron en 2004 una comunidad de bienes que explota un negocio de fabricación y venta de pan y sus derivados en la ciudad de Pontevedra. Al menos desde enero de 2013 hay constancia de que los empresarios venían exigiendo a los trabajadores a su servicio "que acudan a su puesto de trabajo todos los días del año excepto dos, el día de Navidad y el día de Año Nuevo, infringiendo de esta forma los derechos que tienen reconocidos en la legislación laboral y en el convenio colectivo del sector en cuanto a jornadas de trabajo, descanso mínimo semanal y periodos vacacionales".

El caso fue por la vía penal, resaltando la sentencia que "los trabajadores se veían obligados a aceptar estas condiciones ante el temor de perder su puesto de trabajo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook