22 de agosto de 2017
22.08.2017

El BCE descubrió déficits de solvencia y rentabilidad en el Popular hace tres años

El eurobanco reconoce que puso bajo vigilancia la entidad en cuanto asumió las competencias de supervisión europea

22.08.2017 | 02:05
Un cliente operando en una de las oficinas del Popular. // Reuters

A estas alturas nadie duda de que los problemas de calado que llevaron a la intervención y la venta del Banco Popular al Santander por un euro en la madrugada del pasado 7 de junio venían de antiguo. Pero ahora el Banco Central Europeo (BCE) acaba de reconocer que detectó déficits de solvencia hace más de tres años, en 2014, y que desde entonces lo sometió a una estrecha vigilancia que se intensificó sobre su situación de liquidez a partir del pasado mes de abril.

En una carta enviada a un grupo de eurodiputados españoles, la presidenta del Consejo de Supervisión Bancaria del BCE, Danièle Nouy, explica que la mala situación del Banco que entonces presidía Ángel Ron, salieron a la luz en 2014, antes de que eurobanco asumiese la labor supervisora de todos los bancos de la eurozona, a través del llamado Mecanismo Único de Supervisión.

"Los problemas estructurales de la entidad (elevado volumen de activos dudosos, bajo nivel de provisiones y baja rentabilidad) fueron detectadas en la evaluación global llevada a cabo en 2014, cuando se estaba estableciendo el Mecanismo Único de Supervisión y se habían reflejado desde entonces en requisitos de capital acordes con dichos problemas en el marco del proceso de evaluación y revisión supervisora", explica Nouy en la carta enviada inicialmente a la eurodiputada Paloma López Bermejo, el pasado 21 de julio, según adelantó ayer el diario Cinco Días.

Este diagnóstico llevó a la institución que dirige el italiano Mario Draghi a someter al Popular a una evaluación continua de su situación financiera y a realizar inspecciones en el interior del banco, pruebas de resistencia y a evaluar los modelos internos de la entidad, aunque a la vista del fin del Popular, no fueron suficientes.

Seis días después de enviar esa primera carta, Nouy remitió una segunda a un grupo de cinco eurodiputados españoles en la que insiste en los problemas de solvencia que le llevaron a realizar un seguimiento "constante" de la liquidez que tenía el banco "con una frecuencia cada vez mayor cuando ésta se hizo más apremiante; es decir, diaria a partir de abril". La responsable de la supervisión bancaria europea detalla que ese seguimiento se realizó con una tutela de la ratio de cobertura de liquidez (LCR) de la entidad. Y añade: "El seguimiento del BCE se había centrado no sólo en la liquidez sino también en la posición de capital de la entidad".

Todas esas advertencias apenas lograron reconducir la situación, dado que en 2016, como recuerda Nouy, las pruebas de resistencia realizadas a la banca española situaron al Popular como la entidad española con la más baja ratio de capital principal del nivel 1 CET-1 -indicador de solvencia- y la tercera de Europa. "Las pruebas de la EBA revelaron que el Popular "sufría considerablemente en un escenario de estrés", añade Nouy.

El diagnóstico contrasta con las dos ampliaciones de capital realizadas por el Popular en 2012 y 2016, que ahora se confirman insuficientes para solventar su delicada situación.

El BCE sin embargo elude sin citarla su responsabilidad en la crisis del Popular y en la solución dada por las autoridades europeas, que llevaron a que accionistas y bonistas perdieran todos sus ahorros, aunque la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE justifica la decisión de intervenir el banco. "El objetivo último de la EBA [con sus test de estrés] no era evaluar el valor económico de la entidad en su conjunto desde la perspectiva de empresa en situación de resolución y liquidación ni pronosticar el impacto de una huida idiosincrásica en una entidad", detalla la carta.

Más allá de la responsabilidad que el BCE, la carta se prevé clave en las demandas que los accionistas particulares e institucionales han empezado a presentar ante la JUR pero también ante la jurisdicción española, sobre todo para aquellos accionistas que acudieron a la ampliación de capital de 2016. El BCE también desvela que sus métodos de supervisión no son suficientes para evitar crisis bancarias o que estas salpiquen a sus accionistas, pero también que la supervisión realizada hasta 2014 por el Banco de España no sirvió para desvelar la debilidad del Popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook