Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria metalúrgica

El negocio del aluminio gallego recupera el brillo del "boom"

El sector superará este año los 760 millones en ventas por el tirón de los extrusionadores y fachadistas - Más del 50% del aluminio que se procesa en España tiene sello gallego

Simón Espinosa

La industria gallega del aluminio, sobre todo la vinculada a la extrusión -transformación- de este metal -el tercero más abundante en la corteza terrestre-, está tirando de todo el sector metalúrgico en Galicia este año, con una previsión de ventas que supera los 760 millones de euros, según cálculos de la patronal metalúrgica gallega, Asime. El crecimiento de este subsector del metal (+8% en 2016) está relacionado con el empuje de la automoción, la aeronáutica y la industria del transporte, cuyos productos apuestan cada vez más por el aluminio como material principal. Las empresas gallegas, lideradas por gigantes como Cortizo, Exlabesa y Extrugasa, pero también por compañías de menor tamaño como Inasus, Indalsu, Grupo Alumán y Caamaño (construcción de fachadas, cerramientos, carpintería, etc.), generan más de la mitad del aluminio que se elabora hoy en España.

El eje Padrón-Valga puede presumir de ser uno de los principales polos industriales a nivel europeo de extrusionado de aluminio. Allí se asientan las tres principales empresas del sector: Cortizo, Exlabesa y Extrugasa, que exportan más del 75% de su producción y emplean a más de 3.800 trabajadores en diferentes partes del mundo. Cortizo es el principal exponente del aluminio gallego. Fundado en 1972, el grupo es el primer fabricante de sistemas de aluminio y PVC para arquitectura en la península Ibérica y un referente europeo del extrusionado. El año pasado ya registró unas cifras de récord en la historia de la compañía, tanto de facturación (419 millones de euros) como de producción (59.455 toneladas), y cuenta con nueve plantas, cuatro en España (Padrón, Mieres, Manzanares y Granadilla de Abona), y el resto en Francia, Polonia y Eslovaquia. Dispone además de 31 centros de distribución y logística en más de una treintena de países.

Este gigante del aluminio, que en 2015 ya aumentó sus ventas un 24%, hasta los 419 millones de euros, prevé igualmente para este año un crecimiento consolidado de dos dígitos. Más del 70% de su producción se destina a la exportación, siendo Francia, Alemania y Gran Bretaña los principales mercados. El consorcio cuenta con 2.274 trabajadores, de los cuales 1.729 en España (1.299 en Padrón) y 545 en el extranjero (Eslovaquia, Polonia, Francia, Rumanía y Portugal).

Otra empresa de referencia en el mercado mundial de la extrusión de aluminio y PVC es Exlabesa, fundada en 1966 y que hoy está presente en más de 40 países de tres continentes, a los que sirve desde sus siete plantas. La compañía cuenta con 36.050 metros cuadrados de superficie en el polígono de Picaraña en Padrón, que explota su filial EXL Quintaglass; en la localidad de Rois (A Coruña) dispone de 24.300 metros cuadrados, a nombre de su filial Quintaglass; mientras que en Valga suma otros 22.930 metros cuadrados, instalaciones que gestiona Aluminios Padrón. Controlada por la familia Quintá, Exlabesa dispone de otros cuatro centros de producción en el extranjero, localizados en Tifton (Estados Unidos), Asilah (Marruecos), Doncaster (Reino Unido) y Opole (Polonia). La firma reparte sus ingresos entre perfiles industriales, cerramientos para construcción y otros usos. El grupo factura anualmente más de 200 millones de euros, con más de 900 empleados. En Galicia, sus filiales aportaron unas ventas de 111 millones de euros en 2014, con alrededor de 360 trabajadores.

Extrugasa (Extrusionados Galicia S.A.), integrada en el Grupo Quintá, es la única de las grandes extrusionadoras de aluminio que tiene toda su producción radicada en la comunidad gallega. Sus instalaciones ocupan más de 170.000 metros cuadrados en Valga (85.000 metros cuadrados de naves), donde emplea a más de medio centenar de trabajadores, y tiene previstas más ampliaciones. Extrugasa es la principal de las seis sociedades del consorcio (Galipan, Española de Plataformas Marinas, Estampaciones Técnicas de Galicia, Quinarq y Extrugasa Transformación).

A mayores de las grandes extrusionadoras destacan firmas como Inasus (Lalín), Caamaño (Culleredo), Alumán (Arteixo) e Indalsu (Caldas), especializadas en cerramientos, carpintería metálica y construcción de fachadas (Indalsu también es extrusionadora), y que suman más de 800 trabajadores. Estas compañías, que hace diez años destinaban el 80% de su producción al sector de la construcción, han diversificado su actividad con la crisis y hoy en día ésta apenas representa el 30%, con un elevado grado de internacionalización (Inasus, de la familia Cuiña, se ha convertido en una de las principales constructoras de fachadas singulares, con obras en Reino Unido, Suiza, Francia o México, entre otros países).

Las empresas de aluminio se han visto favorecidas en estos últimos años por la apuesta de sectores como el automóvil, la aeronáutica y el ferroviario por este material (más ligero, moldeable y abundante). De hecho, el aluminio está desplazando a otros metales como el acero en la construcción de coches, aviones y trenes (China, el principal fabricante de trenes de alta velocidad, apuesta por este material). Según Asime, la patronal gallega del metal, las más de 300 empresas que integran la cadena de valor del aluminio (desde las grandes extrusionadoras a empresas de cerramientos, carpintería metálica, fachadas, etc.) emplean a algo más de 7.500 gallegos de forma directa.

"La industria gallega del aluminio es hoy un referente en cuanto a diversificación e internacionalización. Los extrusionadores y fachadistas han sabido salir al exterior acompañados de productos de la máxima calidad y competitividad y fruto de ello son los números que representan actualmente", reconoce Enrique Mallón, secretario general de Asime. "Obras como los estadios de Wembley y Recife, aeropuertos como Heathrow o Chicago o la Filarmónica de París llevan el sello del sector gallego", recuerda. Mallón concluye que es un "orgullo" para Galicia contar con este polo industrial de referencia.

Compartir el artículo

stats