13 de diciembre de 2008
13.12.2008
Consumo

La crisis dispara las alarmas de las salas de fiesta en la campaña de Navidad

13.12.2008 | 16:36

Tras salpicar a la banca, a las inmobiliarias, al comercio y al sector automovilístico, la crisis se ha convertido ahora en el principal enemigo de los empresarios de salas de fiesta y discotecas, que ya dan por descontado que los ingresos de estas Navidades estarán por debajo de los de 2007.

Según señaló a Efe el presidente de la Federación de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de España, Pedro Vidal, aunque "aún es pronto" para hacer una valoración, los empresarios del sector sí han notado una bajada en el consumo como consecuencia de la ralentización económica, con lo que "parece lógico" que continúe durante las celebraciones navideñas.

En este mismo sentido se pronunció el gerente de la Asociación de Empresarios de Espectáculos, Salas de Fiestas, Discotecas y Ocio de la Comunidad de Madrid (Asfydis), Juan Antonio Fernández, quien aseguró que afrontan diciembre con "preocupación y desconcierto", ya que "está todo muy parado y no hay prácticamente reservas".

Asimismo, Fernández destacó la importancia que tiene este mes en la cuenta de resultados de las salas de fiesta, que pueden llegar a ingresar el 25 por ciento de la facturación anual en este período.

"Diciembre suele ser un buen mes porque la gente tiene muchos compromisos sociales que atender y es algo que se nota en la caja.

Sin duda es algo que permite tapar agujeros", explicó.

Sin embargo, este año la situación no es fácil y los gerentes de salas de baile y discotecas tendrán que agudizar el ingenio para tratar de animar a los españoles a celebrar las fiestas fuera de casa.

Así, Pedro Vidal indicó que los empresarios del sector están intentando paliar los efectos de la crisis ofreciendo una programación "de calidad" y "más elaborada", con precios más bajas y la intención de seducir a un público marcado por el pesimismo y el desconcierto ante el futuro de la economía española.

Junto a ello, también confirmó que las salas están intensificando esfuerzos y recursos en materia publicitaria para hacerse presentes.

Por su parte, desde Asfydis confían en que la gente "se anime un poco con las cenas" y que, llevados por ese clima festivo y de reencuentros, decidan acudir después a las discotecas.

Sin embargo, tampoco los hosteleros afrontan su "mes estrella" con entusiasmo, ya que esperan cerrar diciembre con una caída del 5 por ciento en las ventas -la misma cifra con la que estiman cerrar el año-, según confirmó a Efe el adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), José Luis Guerra.

Este descenso, en línea con el registrado en otros sectores del ocio y el turismo, es especialmente significativo ya que desde 1996 la hostelería no ha retrocedido en términos interanuales.

No obstante, Guerra matizó que "está bajando más el gasto que la asistencia de clientes a los establecimientos".

Desde la asociación empresarial de la comunidad de Madrid "La Viña" confirman que tanto empresas como particulares "no están dejando de ir a cenar", sino que recorren los restaurantes en búsqueda de precios "más competitivos".

Fuentes de la asociación precisaron que el menú medio de estas navidades oscila entre los 20 y los 30 euros, y apuntaron que la actitud ahorradora está sustituyendo el típico marisco por productos "a un precio mucho más competitivo".

En cuanto a la barra libre -uno de los elementos hasta ahora clave de las fiestas navideñas, en especial la Nochevieja-, cuyo precio oscila este año entre 30 y 40 euros de media en las salas de fiesta de Madrid, los empresarios del sector aseguran que están tratando de "desterrar" este concepto y promocionar en su lugar la venta por número de copas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine