04 de diciembre de 2008
04.12.2008
Crisis inmobiliaria

El juez declara el concurso voluntario de Habitat y rechaza las medidas cautelares

04.12.2008 | 21:42

El juzgado mercantil número 3 de Barcelona ha declarado hoy el concurso voluntario de acreedores de Habitat, equivalente a la antigua suspensión de pagos, y ha rechazado la pretensión de medidas cautelares solicitadas por Ferrovial, segundo accionista de Habitat, con el 20% del capital.

Ferrovial había presentado ante el juzgado una solicitud de impugnación del concurso voluntario de acreedores presentado por su participada Habitat alegando que la decisión de ir a concurso de acreedores tenía que haberse tomado en junta de accionistas y no de acreedores.

En un auto, el juez falla "desestimando la solicitud de medidas cautelares instada por la representación mercantil de Ferrovial", y en otro auto acepta este concurso, el segundo más importante de la historia de España en el sector inmobiliario, con un volumen de 2.348 millones de pasivo.

El juez ha nombrado administradores del concurso a Joan Antoni Borràs, abogado del bufete Roca Junyent, y a La Caixa, por entender que esta entidad de ahorro representa un 9,2% de la deuda total de Promociones Habitat y un 10,88% de la deuda financiera. El tercer administrador de este concurso será el auditor Enric Faura.

La promotora que preside Bruno Figueras presenta una deuda total de 2.348 millones de euros, de los que "más de 2.000 millones se corresponden con créditos a entidades financieras".

En su auto, el juez resalta que "más de un 85% de la deuda tiene naturaleza financiera, estando el 15% restante muy atomizada dado que en la relación de acreedores aparecen más de mil".

Habitat contrajo este volumen de deuda hace dos años, cuando compró a Ferrovial su división inmobiliaria por 2.100 millones y asumió una carga financiera que a la larga ha resultado insostenible.

Una vez aplicada la suspensión de pagos se han hecho evidentes la disensiones entre los accionistas y, así, Ferrovial presentó su recurso para impugnar el proceso.

Pero no sólo es la constructora la que se opone a Bruno Figueras, sino también una parte de los accionistas minoritarios, que tienen un 25% del capital.

Este 25% de los minoritarios se reparte entre el abogado Emilio Cuatrecases, Dolores Ortega, el presidente de Mango, Isaak Andic, Emilio Rodés y Construcciones Castro.

Los principales bancos acreedores son Caja Madrid (218 millones), La Caixa (199 millones), BBVA (190 millones), Banco Popular (178 millones) Banco Santander (149 millones) y Banco Sabadell (119 millones).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine