01 de diciembre de 2008
01.12.2008

Ence confía su futuro al concurso eólico y a la megaplanta de celulosa de Uruguay

Sus beneficios se desploman un 42% y ficha un nuevo consejero delegado

01.12.2008 | 09:53

La crisis ha comenzado a pasar factura al grupo papelero español Ence. En los nueve primeros meses del año, la compañía ha reducido un 42,8% sus beneficios, hasta 29 millones de euros, lo que forzó el relevo de Pedro Oyarzábal por Antonio Palacios Esteban como consejero delegado.El futuro de la compañía queda ahora en manos del concurso para la adjudicación de 2.325 megavatios de potencia eólica en Galicia ,y de la puesta en marcha de su megaplanta de celulosa en el sur de Uruguay.

En el proyecto industrial que se presentó al concurso eólico, Ence colabora con los empresarios gallegos Manuel Jove (Inveravante), Epifanio Campo (Cerámicas Campo) y Jacinto Rey (Constructora San José). La papelera opta a la adjudicación en Galicia de 638 megavatios eólicos, repartidos en 19 parques, a través de la sociedad Inveravan Gestión de Inversiones, donde mantiene un 35% del capital.

Este grupo de empresarios ofrece a la Xunta trasladar de Lourizán la planta papelera a otra ubicación en el norte de Galicia y completar el ciclo pastero- papelero.No obstante, desde el grupo que preside Juan Luis Arregui argumentan que todavía no se ha tomado ninguna decisión tomada al respecto.

La mayor baza que tiene en los próximos meses el grupo papelero es la megaplanta de celulosa que está construyendo en Uruguay,país considerado como la reserva natural de eucalipto de Sudamérica.La pretensión es que estas instalaciones tengan una capacidad de producción de un millón de toneladas y 140 megavatios de energía renovable, además de su propio acceso portuario.

Analistas avisan de la incidencia de la crisis en la empresa, por la desaceleración de la economía y el desplome del precio de la pulpa de celulosa tras años de importantes subidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine