06 de abril de 2008
06.04.2008
Durante 2007

El crédito hipotecario para fines distintos de la compra de vivienda aumenta un 15,1%

06.04.2008 | 15:39

El saldo de los préstamos con garantía hipotecaria concedidos por las entidades financieras a los hogares españoles que no tuvieron como destino la compra de una vivienda aumentó un 15,1% al cierre de 2007.

En concreto, el importe acumulado alcanzó al cierre de 2007 los 40.739 millones de euros, frente a los 35.392 millones de euros que se registraron al término de 2006, según datos del banco de España, recogidos por Europa Press.

Estos datos contrastan con el saldo acumulado dos años atrás, cuando las hipotecas que tuvieron como destino la compra de bienes diferentes a la vivienda suponían 25.834 millones, lo que supone que el volumen ha aumentado un 57,6% en tan solo dos años.

En concreto, esta fórmula se refiere a los créditos concedidos a las familias españolas que utilizan como garantía la vivienda pero se destinan a financiar otro tipo de productos, que nada tienen que ver con el inmueble, como invertir en negocios, comprar un coche o financiar las vacaciones, informaron a europa Press en fuentes del sector de las cajas de ahorro.

Un portavoz de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorro y Seguros (Adicae) explicó a Europa Press que algunas familias optan por recargar la hipoteca de su vivienda para financiar bienes de consumo, una práctica que considera "no es de recibo".

En principio, esta fórmula puede parecer beneficiosa, porque se evitan los gastos de constitución de otro préstamo y el tipo de interés es más bajo que el de un crédito al consumo, pero "a la larga el consumidor acaba pagando más", y el banco le suele exigir un aval, con lo que no sólo compromete su vivienda, sino también la de quien le respalda.

Por ello, Adicae anima a las familias a "ejercer la cultura del crédito con responsabilidad" y no recargar la hipoteca, salvo que la relación entre ingresos y gastos sea desahogada. En caso contrario, esta fórmula no es "razonable", ya que se pone en juego la vivienda, algo que no ocurre de forma tan directa cuando no se abona la cuota de un préstamo al consumo.

Del saldo total de 40.739 millones de euros en créditos utilizados para fines diferentes a la adquisición de vivienda, un total de 445 millones de euros eran dudosos al cierre de 2007, lo que arroja una tasa de morosidad del 1,09%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine