Con el recuerdo de la tragedia que en Nochebuena segó la vida de siete personas todavía muy presente, siete alcaldes y alcaldesas de municipios por los que discurre el trazado de la N-541 firmaron al mediodía de ayer en Cerdedo el que han bautizado como Pacto de Pedre, utilizando el nombre del lugar en el que se produjo el accidente de autobús el pasado 24 de diciembre. Con esta unión los munícipes alumbraron un foro cuya principal pretensión es solicitar la mejora de una carretera nacional que vertebra una parte importante del territorio gallego y que sirve de unión de la comunidad autónoma con la Meseta.

Entre los mandatarios que respaldaron con su rúbrica el nacimiento de este ente figuran la alcaldesa de Boborás, Patricia Torres; los alcaldes de Beariz, Manuel Prado; Punxín, Manuel Vázquez; Maside, José Manuel Iglesias; O Carballiño, José Fumega, O Irixo, Manuel Cedeira y el de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela.

Este primer encuentro contó también con la presencia de representantes de los concellos de Pontevedra y Ourense, que decidieron mantener su apoyo a las reivindicaciones del Pacto de Pedre, pero que resolvieron no firmar de inicio esta declaración bajo la pretensión de conferir una mayor visibilidad y protagonismo a los restantes municipios pequeños del interior de las provincias de Pontevedra y Ourense, tal y como se aclaró al término de la reunión.

La declaración firmada subraya que la N-541 es una vía de titularidad estatal que vertebra gran parte del territorio gallego y que da servicio a una población de “más de 218.000 habitantes”. Inciden en que sirve también, en gran medida, como eje de conexión entre las Rías Baixas y el Eje Atlántico con el interior de Galicia y la Meseta, por lo que es una comunicación “vital desde el punto de vista estratégico”. Sin embargo, puntualizan que, después de muchos años de servicio y un volumen de tráfico “ingente”, la N.541 se encuentra en un nivel de conservación “preocupante” y “necesita una intervención”.

Entrando más en detalle, los municipios firmantes del Pacto de Pedre especifican que la carretera necesita, además de renovar “por completo” su capa de rodadura, “acuatizar medidas de acceso seguro a núcleos de población”, así como una “actuación en profundidad” desde el punto de vista de la seguridad vial.

Exponen que se animan a dar el paso de constituir el Pacto de Pedre “conscientes de la necesidad de unir esfuerzos y puntos de vista” y buscando rendir un homenaje a las últimas víctimas mortales de un accidente en esta carretera, las del autobús de Pedre. Además, descartan toda intención de instrumentalizar este foro desde una perspectiva política o tendente a un enfrentamiento institucional. “Esta iniciativa va orientada a todo lo contrario: está enfocada a la búsqueda de alternativas positivas y colaborativas entre administraciones para dar respuesta democrática desde los concellos de base a una realidad que afecta muy directamente a la seguridad vial de nuestros territorios y de los vecinos”, aclaran.

Los mandatarios que rubrican el Pacto de Pedre se comprometen a reclamar a las autoridades del Estado Español la acometida integral de una nueva capa de rodadura para la N-541 en toda su extensión, así como un nuevo pintado y renovación de la señalización horizontal y vertical en el trazado. Solicitarán la elaboración de proyectos técnicos y la puesta en marcha de mejoras de seguridad vial en esta carretera nacional, para favorecer los enlaces y accesos con los núcleos de población y la red viaria secundaria de los que se carece en estos momentos. Pedirán reuniones con los grupos políticos en Parlamento, Congreso y Senado para recabar su respaldo a esta iniciativa.

Destacan la “única ausencia” de la alcaldesa de Forcarei

En el comunicado conjunto que los firmantes del Pacto de Pedre enviaron en la jornada de ayer, una vez concluido el acto de constitución de esta plataforma cuya razón de ser es solicitar una mejora integral y de seguridad en la N-541, se hizo notar como “la única ausencia” la falta de asistencia de la alcaldesa de Forcarei, Verónica Pichel. Los mandatarios hicieron constar que la regidora forcaricense “no dio respuesta a las reiteradas invitaciones realizadas para participar en esta iniciativa”. Con su ausencia y su falta de respuesta, Pichel deja fuera a Forcarei del acta de constitución del Pacto de Pedre, siendo el único municipio de la zona por el que pasa la nacional –a excepción de las ciudades, que lo respaldan aunque por detrás de los concellos pequeños– que no figura en la propuesta. Los nueve ayuntamientos que constituyen esta plataforma para demandar mejoras en esta importante vía de comunicación fijarán reuniones periódicas para dar seguimiento a las acciones para alcanzar su meta común.