Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerdedo sale a la calle contra los eólicos Campo das Rosas y Portovidros

Vecinos concentrados ayer en la plaza consistorial de Cerdedo.

Trescientos vecinos secundaron ayer en Cerdedo la concentración de protesta contra los parques eólicos Campo das Rosas y Portovidros, que la empresa Naturgy pretende instalar en los montes del municipio. Ambos proyectos continúan su tramitación en la Xunta de Galicia a pesar de la oposición unánime de los partidos políticos representados en la corporación de Cerdedo-Cotobade (PP, PSOE y BNG) y de propietarios, vecinos y colectivos.

Campo das Rosas y Portovidros recibieron numerosas alegaciones hace más de año, aún sin contestar. Muy preocupados, los convocantes de la manifestación instan a la Xunta a que tenga en cuenta su opinión como propietarios de los terrenos y afectados directamente por las consecuencias negativas de las instalaciones.

Las comunidades de montes vecinales en man común de Quireza, Pedre, Chamadoira, Corredoira y San Bernabé, dueñas de los terrenos, acordaron en asambleas rechazar la construcción de los parques por suponer “un grave perjuicio para la vida de nuestras aldeas”. Tal como señalaron en el manifiesto leído ayer, propietarios y vecinos de la práctica totalidad del territorio afectado se oponen a los proyectos porque “tendrá consecuencias muy negativas” para su vida.

Motivos

Aluden a la proximidad de los aerogeneradores a sus casas, con algunos molinos de 163 metros de altura a solo 520 metros de distancia de las viviendas, como ocurre en Cuiña. “Conllevará ruído, efecto parpadeo y sombras, impacto paisajístico y, por consiguiente –argumentan–, pérdida de calidad de vida y perjuicios para la salud”. También señalan la afección a los manantiales y traídas que abastecen a las aldeas. Las grandes extensiones de suelo y viviendas afectadas por las poligonales de los parques o el despliegue de líneas eléctricas de alta tensión alrededor de los núcleos son otros motivos que justifican su rechazo.

En la protesta se dejó claro que las comunidades de montes, las asociaciones vecinales y los grupos políticos seguirán “el mandato recibido por la ciudadanía”. “Hacemos así frente común solidario para defendernos de esta agresión medioambiental y contra la vida en el rural de las compañías energéticas, que solo responden a balances económicos, sin consideración por las personas que habitamos el territorio o por el medioambiente”, proclamaron los manifestantes.

En el último año, Terra de Montes está sufriendo una “avalancha” de proyectos eólicos, con cerca de una treintena en fase de tramitación, a los que se añaden las líneas de evacuación. “Esto supondrá la devastación de prácticamente todo el territorio con consecuencias nefastas para nuestro futuro”, reza el manifiesto, que llama a “no bajar la guardia y mantener la unidad”.

Compartir el artículo

stats