Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

abderraman abdelmonem | Saharaui residente en Rodeiro

“En la guerra están muriendo mártires saharauis y también muchos marroquíes”

“Cada vez son más los que prefieren luchar por su patria que esperar una solución”

Abderraman Adelmonem, durante una protesta en el campo de refugiados de Tinduf.

Conoció Galicia a través del programa Vacaciones en Paz durante tres años. Desde 1999 está afincado en Rodeiro, donde pasó de estar en paro a trabajar en una panadería. Abderraman Abdelmonem contempla desde la distancia el enconado conflicto del Sáhara con la ilusión de poder visitar a parte de su familia en el campo de refugiados de Tinduf, en Argelia.

–¿Cómo se encuentra su familia tras la pandemia y el conflicto armado surgido en el Sáhara?

–Mi padre está aquí conmigo y ahora está mejor de salud junto a dos de mis hermanas. El resto de la familia está en Tinduf. La última vez que puede ir por allá fue hace dos años y no he vuelto por el COVID y por situaciones familiares.

–¿Cuál es la situación actual del contencioso saharaui?

–Como todo el mundo sabe, la guerra comenzó otra vez en la zona. Los saharauis seguimos esperando por una solución pacífica a nuestro conflicto pero llevamos así tres décadas y es imposible. Cuando paró la guerra en el 91 se llegó a un acuerdo para realizar un referéndum en la zona en seis meses y, después, esa consulta lleva estancada 30 años porque la misión de la ONU enviada a la zona para hacerlo todavía no lo puso en práctica ni parece que tenga intención ninguna de hacerlo. Ya te puedes imaginar el desánimo que hay en todos los campos de refugiados porque no hay nada ni nadie que arregle el asunto.

–¿Ha empeorado la vida en los campos de refugiados tras el regreso de las hostilidades?

–Sin duda. Estamos en un momento de plena guerra, donde están muriendo mártires saharauis y muchísimos marroquíes. Lo que pasa es que el gobierno de Marruecos están ocultando de manera consciente todo lo que pasa e incluso están diciendo al mundo que no hay ningún conflicto armado. Te puedo asegurar que están muriendo miles de soldados marroquíes y por la parte saharaui también hay muertos porque esto es una guerra y, por supuesto, cuando pasa algo así siempre hay muertos en los dos bandos.

–¿Su familia percibe la guerra como tal o se mantiene al margen?

–Mi familia vive en territorio argelino y como le pasa al resto de familias saharauis refugiadas están pasando un momento muy complicado porque en todas hay familiares peleando en la guerra. En su día a día todo es incertidumbre porque siempre están pendientes de recibir las noticias del frente.

–¿Tiene planeado viajar a la zona después de tanto tiempo?

–Algún día iré pero aún no sé cuándo. Como te decía, nosotros le dimos tiempo de sobra para que la paz llegara pero no hubo ninguna solución a un conflicto que ahora cumple 50 años. La ONU no movió ficha durante 30 años pero ahora al ver que de nuevo hay guerra parece que intentan hacer algo al respecto. De todas formas, nosotros nunca hemos confiado con la propuesta de Naciones Unidas para el conflicto del Sáhara. Fuimos y somos la parte que más está sufriendo con todo esto que está pasando. Vivimos en campos de refugiados y el territorio era nuestro.

–¿Cómo califica la postura de España en este contencioso?

–España se marchó en su momento pero aún sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental y tampoco se nos ofreció ningún arreglo a los saharauis. Además, Marruecos no tiene porqué entrar en esa zona. Creemos que es nuestra tierra y, desde luego, no queremos otra cosa diferente.

–¿Tiene familiares cercanos peleando en la actual guerra?

–Sí, tengo un hermano en el Frente Polisario. Si te digo la verdad, los jóvenes saharauis están muy contentos con que haya guerra, algo que nunca pasó antes en la vida. Los jóvenes saharauis actuales están convencidos de que la única forma de arreglar el asunto es pelear contra Marruecos. Cada vez son más los que piensan que es mejor pelear por su patria que estar esperando tantos años por una solución pacífica. Estamos sufriendo porque no tenemos país, no tenemos nada, y nacimos y vivimos como refugiados. Nunca vimos el Sáhara. A mí me da vergüenza estar aquí y no con los soldados pero las circunstancias familiares a veces te obligan a estar tan lejos.

Compartir el artículo

stats