Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Ramón Gaspar | Cazador y criador de perros

“Lo que hicieron por mi perra en A Lama fue increíble; se volcaron en la búsqueda”

Mañana se reencuentra con “India”, rescatada tras quedar atrapada en una madriguera

Gaspar es un cazador de la parroquia de Santeles. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El pasado 23 de enero se vivieron horas angustiosas en A Lama. El estradense José Ramón Gaspar perdió la pista de su perra de cuatro años llamada “India” cuando cazaba en un Tecor.

Todo fue un poco estresante porque la perra se marchó siguiendo el rastro de un conejo y a la noche se perdió la señal de su GPS. El aparato marca su último rastro y fue así como pudimos localizar la zona en la que estaba India. De todas formas, como el GPS tiene un margen de error tampoco nos llevó al lugar exacto y la gente de allí se volcó mucho en la búsqueda”. A partir de ese momento, los acontecimientos se precipitaron. Su dueño, vecino del lugar de Godoi en la parroquia de Santeles, incluso llegó a dejar algunas prendas suyas en el monte por si el rastro guiaba al can y lograba regresar por sus propios medios. Sin embargo, el lunes amanecía sin buenas noticias. Así que Sergio Cendón, presidente del coto de A Lama, junto a otros miembros de la directiva y un grupo de voluntarios retomaron la búsqueda sin tiempo que perder.

"Yo creo que eso no lo hacen en ningún otro lado porque yo no recuerdo nada parecido"

decoration

Gaspar recuerda que “fue algo realmente increíble. Yo creo que eso no lo hacen en ningún otro lado porque yo no recuerdo nada parecido. Vino gente que empezó a desbrozar haciendo un trabajo impresionante pero la perra no aparecía. Con la ayuda de otras personas que nos fueron indicando por teléfono el lugar donde más o menos podría estar nos fuimos acercando y al final apareció”. Las horas pasaban y la autonomía del collar localizador se había terminado cuando dieron con una entrada que devolvía algo de esperanza. A estas alturas ya participaban cerca de una decena de personas en la búsqueda, entre miembros de la directiva y otros cazadores. “

Así fue el rescate de la perra India

Así fue el rescate de la perra India. Cedido

Encontramos los agujeros donde pensábamos que podía estar, llamaron a una excavadora y levantando el terreno poco a poco al final dimos con ella”, explica el dueño de “India”. A pesar del mal rato vivido, Gaspar reconoce que “contaba con encontrarla con vida porque estos perros suelen aguantar hasta tres días. Lo que no sabíamos es si acertáramos con la galería en cuestión porque había muchas bocas”. Y añade que “los localizadores hacen que los encontremos siempre incluso cuando salen a por una pieza a cierta distancia. Lo que no es tan normal es que acaben en una tubería o una madriguera, que fue lo que le pasó a “India”. Normalmente, si entran, retroceden y acaban saliendo. En este caso, pienso que tuvo que acabar enganchada por el collar en una raíz o que llegó a una boca muy estrecha, escarbó y quedó atrapada”.

Batidas de zorro

La perra protagonista de esta historia con final feliz tiene cuatro años y fue adquirida este mismo año por José Ramón Gaspar. Se trata de un cruce y su propietario indica que “la compré precisamente porque lo hace muy bien” en lo que a las batidas de zorro se refiere. Mañana se reencontrará con ella tras el incidente. “La dejé en A Lama porque este domingo vamos de caza hasta allí. Me dijeron que no me preocupara de nada, que la iban a tener cuidada y así quedamos. La verdad es que es una gente muy especial. La perra está con el presidente del Tecor de A Lama, una excelente persona, así que no puedo más que estarles agradecidos”.

José Ramón Gaspar explica por último que caza en A Lama desde hace unos tres años porque “allí hacen batidas de zorro pero no tienen perros especializados para ello. Con tal motivo, desde A Estrada vamos una pandilla de amigos y le vamos a cazar el zorro. Nosotros lo pasamos bien, aportamos nuestros perros, y a ellos, si le matamos algún zorro, le queda el coto un poco limpio”. Este domingo volverán a la batida para retomar la actividad.

Vivero en Santeles con mucho pedigrí

El nombre de José Ramón Gaspar, y en especial el de su criadero del lugar de Godoi, es conocido dentro y fuera de Galicia por la calidad de los perros que cría en la finca de su propiedad de Santeles. Gaspar desvela que en estos momentos tiene una docena de perros de caza en ella y unos 60 de compañía porque subraya “me dedico a la cría”. En la actualidad trabaja con las razas beagle y el West Highland white terrier, conocido popularmente como westy, aunque también llegó a criar el cocker spaniel inglés. Se trata de ejemplares muy apreciados puesto que se trata de animales con un precio elevado, como es el caso de los westys, unos perros blancos de orejas puntiagudas que como adultos no suelen superar los ocho kilos de peso y que cada vez cuentan con más adeptos. El precio de los cachorros de westy suelen oscilar entre los 450 y los 1.400 euros, dependiendo del pedigrí. Desde el año 1994 el criadero de Gaspar ha ido adquiriendo una merecida fama hasta ser uno de los templos de los seguidores y fanáticos de los perros de raza.

Compartir el artículo

stats