Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello de Lalín denunciará al de Vila de Cruces por el extravío del legado Hilgen

Mediante decreto de la Alcaldía se nombra abogado para el proceso judicial | Taboada había anunciado una comisión de investigación

Lalín cedió a Cruces el material para ser expuesto en el museo de Fontao. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Las denuncias entre administraciones públicas son infrecuentes y las comunes están relacionadas, en muchas ocasiones, por la defensa de los límites territoriales. En la comarca dezana hay dos concellos que se verán las casas en los tribunales por el incumplimiento de un convenio de colaboración. El ayuntamiento lalinense sentará en el banquillo al vecino de Vila de Cruces por la pérdida de una parte de pos fondos documentales del conocido como legado Hilgen. Mediante decreto de la Alcaldía, del pasado día 10, se acuerda que el Concello proceda al ejercicio de acciones judiciales para la reclamación del “estricto cumplimiento de dicho convenio”. Y también se da al visto bueno a la representación legal, con el nombramiento de procurador y abogado, así como el correspondiente gasto.

Ambas administraciones municipales habían firmado el 17 de diciembre de 2012 un acuerdo mediante el que el capitalino cedía la colección del geólogo holandés Jan Dirk Hilgen al cruceño para su exposición temporal en el Museo da Minería de Fontao. Transcurrido un tiempo [el acuerdo ya había caducado y el material seguía en el museo cruceño], el anterior gobierno lalinense pidió a mediados de 2018 asesoramiento al geógrafo Antonio Presas y se reclamaron los bienes para ser expuestos en el Pazo de Liñares. La sorpresa fue que al revisar las cajas se percataron que faltaban en torno a 40 mapas, metidos en tres rollos.

La escasa colaboración del ayuntamiento cruceño –tanto el gobierno de Jesús Otero como ahora el de Luis Taboada– fue una constante en los últimos años y en clave política el BNG de Lalín fue el que abanderó esta reivindicación al platear incluso su portavoz municipal, Francisco Vilariño, la presentación de una denuncia. Si los mapas llegaron a Fontao con el resto del material de Hilgen y solo se echaron en falta estos documentos es bastante razonable pensar que alguien se los llevó. Porque en Lalín se revisaron dependencias como el aula de la UNED con el mismo resultado: ni rastro de los mapas.

La obstinación de Presas, que dirigió varias comunicaciones a la Valedora do Pobo acabaron por en cierto modo obligar al gobierno cruceño a mover ficha y Taboada anunciaba, a instancias del BNG de Álex Fiuza, la creación de una comisión de investigación de la que se desconocen acuerdos, avances o medidas para poner negro sobre blanco un asunto que aún siendo responsabilidad del anterior gobierno municipal no parece que haya avanzado.

Compartir el artículo

stats