Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cae la edificación de nueva planta

Las comarcas registran 95 construcciones en 2020, tras bajar una treintena | A esta cifra se suman otras 42 rehabilitaciones | Mantienen el ritmo habitual de demoliciones

Rodeiro adjudicó este mes la tercera fase de su futuro edificio de uso asistencial a niños y mayores.

El coronavirus trajo tras de sí una fiebre por la restauración de viviendas en el rural, pero al mismo tiempo el confinamiento de la primavera del año pasado también causó una ralentización en el ritmo de la construcción. Y no podemos olvidar que el boom anterior a la recesión económica de 2007 dejó lastrada la construcción de obra nueva.

Por eso, según los datos del IGE, el ritmo de la edificación durante el año pasado es levemente inferior al de 2019. Durante 2020, las comarcas registraron 95 construcciones de nueva planta, tanto en edificios (64) como en viviendas (31). La cifra queda bastante por debajo de las 127 de 2019, repartidas entre las 83 de edificios y las 44 de viviendas. En buena parte de estos edificios de nueva planta, el uso es distinto al residencial. Por eso se explica que sea Rodeiro (y no Lalín o A Estrada, que tienen siete veces más población) el que lidera esta lista. Así, de esos 64 edificios de nueva planta, 23 pertenecen al municipio de Camba, seguidos por los 16 de A Estrada, los 12 de Lalín y los 7 de Silleda. Hay otros 5 en Cerdedo-Cotobade y 1 en Dozón. Vemos, por tanto, que en Agolada, Forcarei y Vila de Cruces no se construyeron edificios nuevos, mientras que en 2019 habían registrado, respectivamente, 4, 4 y 2 edificaciones.

Este descenso se da también en concellos donde sí hubo nuevos edificios. En 2019, en A Estrada hubo 19 casos, en Lalín 18 y en Cerdedo-Cotobade 10. Sin embargo, sí suben Silleda, Rodeiro y Dozón, pues en 2019 habían tenido 6, 20 y cero construcciones.

Camba, dos años como líder

Como decíamos, dentro de los edificios de nueva planta el IGE distingue entre los de uso residencial y no residencial, en el que entran categorías como hospitales, escuelas, centros sociales o incluso aparcamientos. Pues bien, de uso residencial son solos 15 edificaciones, también por debajo de las 24 registradas en 2019. Esa quincena se concentra en las 8 de A Estrada, las 5 de Cerdedo-Cotobade y las 2 de Lalín. Por tanto, tenemos 49 edificios de nueva planta para fines no residenciales, y es aquí donde Rodeiro lidera la lista, pues sus 23 edificios están en esta categoría. Le siguen otros 10 en Lalín, 8 en A Estrada, 7 en Silleda y el único de Dozón. Conviene recordar que también en 2019 predominaba el fin no residencial de los edificios de nueva planta, con 59 de los 83 totales. Y eran por entonces Rodeiro y Lalín, con 20 y 18 casos, los que lideraban el listado.

A Estrada se impone en viviendas

Hablemos ahora de las viviendas unifamiliares de nueva planta. Durante el año pasado, se construyeron 31 en las dos comarcas, también por debajo de las 44 del ejercicio precedente. En este caso, la obra de viviendas se concentra en Tabeirós-Montes, pues A Estrada contabiliza nada menos que 24 y Cerdedo-Cotobade, 5. Las otras dos están localizadas en Lalín. Ya en 2019, Tabeirós-Montes lideraba con comodidad la construcción de viviendas nuevas, pues de las 44 mencionadas había 30 en A Estrada, 10 en Cerdedo-Cotobade y 3 en Forcarei. La única dezana, por entonces, estaba en Cruces.

En cuanto a rehabilitación de edificios y de viviendas, entre los nueve municipios suman 42 casos, también por debajo de los 58 en el año anterior al estallido del COVID. En esas 42 restauraciones pasa como en las construcciones de obra nueva: predomina la de edificios sobre la de viviendas, con 40 frente a 2 ejemplos.

A la hora de abordar rehabilitaciones en edificios, es Lalín quien encabeza el listado, con 14 licencias, secundado por las 12 expedidas desde A Estrada y las 5 de Vila de Cruces. Completan la cifra las 4 de Silleda, 3 en Forcarei y 2 en Dozón. De este modo, no hubo restauración de edificios ni en Agolada, ni en Rodeiro ni en Cerdedo-Cotobade. A modo de apunte, en 2019, los 52 acondicionamientos de edificios estaban liderados por Silleda (16), A Estrada (11) y Lalín y Agolada (con 7 cada uno). En cuanto a las dos rehabilitaciones de viviendas, una es de A Estrada y la otra de Silleda. Las 6 de 2019 se repartían entre la capital estradense (3), Cerdedo-Cotobade (2) y Lalín (1).

Por último, hubo seis demoliciones de edificios, a razón de dos tanto en A Estrada como en Lalín y en Vila de Cruces. En 20199 fueron 7, con 6 en A Estrada y uno en Cruces.

Variación neta de vivienda

Con estos datos, el IGE calcula la variación neta del parque de viviendas, para saber cuántas hay nuevas (si el dato es positivo). Así, el saldo de A Estrada es el más alto, con 24, seguido por las 5 nuevas de Cerdedo-Cotobade y una en Silleda. Cruces tiene una variación negativa, lógico al realizar dos demoliciones y no construir ninguna nueva. Por último, siguen con el mismo parque de viviendas de 2019 Agolada, Dozón, Forcarei, Lalín y Rodeiro.

Compartir el artículo

stats