Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La velutina se convierte en factor de riesgo en la recogida de la manzana de A Estrada

En los últimos cuatro años, todas las campañas registraron un ataque de la avispa a los recolectores E La temporada concluye esta semana superando los 1,5 millones de kilos

Un nido de velutina en un manzano de una finca de A Estrada.

La campaña está siendo larga en los pomares de A Estrada. Los productores todavía continúan con la recogida que iniciaron en el mes de septiembre con las variedades más tempranas. Y es que la de 2021 está siendo una buena temporada para quienes recolectan el fruto del manzano en estas tierras, con la vista puesta en destinar el grueso de esta producción a la elaboración de sidra ecológica. Fuentes pertenecientes a este sector trasladaron ayer la previsión de que estos sean los últimos días de recolección, calculando que esta semana se completará la recogida superando ampliamente los 1,5 millones de kilos. El balance de la campaña llega también marcado por el convencimiento de que la avispa velutina se ha convertido en una especie de riesgo para estos trabajos en el campo estradense.

Fuentes pertenecientes a la cooperativa Ullama –reúne a la gran mayoría de los productores de manzana de A Estrada– aseguraron en la jornada de ayer que, en los últimos cuatro años, todas las campañas vienen registrando accidentes con esta especie invasora de avispas. Uno de los trabajadores que efectuaban estos días la recogida en una finca de A Estrada tuvo que ser trasladado al médico después de sufrir el ataque de esta avispa. El trabajador se encuentra bien, aunque la picadura de este insecto hizo temer hace un par de años por otro estradense que necesitó ser evacuado en helicóptero tras un ataque similar.

Velutinas caídas en una trampa colocada junto a un peral en Silleda. XP

Las velutinas atacan a los recolectores después de que estos sacudan el árbol para hacer caer las manzanas. El problema es que los manzanos están todavía llenos de hoja y fruta, haciendo difícil observar los nidos que las velutinas realizan en las ramas de estos frutales. En el momento en el que el manzano es zarandeado, los insectos se sienten atacados y reaccionan atacando, a su vez, a quienes recogen las manzanas que cayeron del árbol.

La solución es complicada, en la medida en que el control de esta especie invasora se hace complicado, aun cuando pueda dar la impresión de que este año es menor su presencia. Lo que sostienen algunos expertos es que lo que se retrasó en este 2021 es su ciclo, de manera que tardaron más en verse los nidos y todavía mantienen en estos momentos una importante actividad, atraídas en muchos casos por el dulce aroma de algunos frutos, caso de las manzanas o de las peras.

Gallinas dando cuenta de las avispas asiáticas. XP

Las condiciones meteorológicas pueden explicar el retraso en el ciclo de este insecto, al haber sido un verano lluvioso y una primavera poco favorable. Se cree que tardaron en desarrollar los nidos. Con la mejoría del tiempo hacia septiembre, la presencia de estas avispas comenzó a ganar terreno. Los trampeos que han aprendido a preparar los vecinos para defenderse de esta invasión surten todavía mucho efecto. Para muestra, la imagen de la trampa realizada en una vivienda de Silleda y colocada junto a un peral. La cantidad de avispas que cayeron en el atrayente da muestras de lo numerosa que es. En el campo no se desperdicia nada, como refleja la fotografía junto a estas líneas en la que se evidencia cómo las gallinas dan buena cuenta de los insectos atrapados.

Contemplando este riesgo, los recolectores apuran en A Estrada la finalización de la campaña, recogiendo los últimos frutos que, en su mayoría, partirán hacia Chantada para la confección de la sidra ecológica de Hijos de Rivera. Otros frutos se transformarán en los lagares estradenses.

Compartir el artículo

stats