Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La criminalidad en Lalín y A Estrada

Los delitos aumentan por debajo de la media gallega | Hay más casos contra la libertad sexual, con uno de violación en la capital de Tabeirós | Los robos con fuerza se mantienen y los hurtos descienden a la mitad

Intento de robo en una tienda de telefonía en Lalín a principios de mes. | // BERNABÉ/ANA AGRA

La criminalidad en Galicia aumentó casi un 22% en el primer semestre respecto al mismo período del año pasado. Los robos con fuerza y los hurtos, que descienden, representan el grueso más importante de los casos gestionados por las distintas fuerzas de seguridad en un escenario en el que sí aumentan los homicidios y los delitos contra la libertad sexual.

En los datos facilitados por el Ministerio del Interior figuran los municipios españoles de primera categoría y, entre ellos están Lalín y A Estrada. La criminalidad también ha ido en aumento en los dos principales concellos de las comarcas, aunque por debajo de las medias autonómica y provincial. En los primeros seis meses del presente curso las intervenciones de Guardia Civil y las policías nacional, autonómica y local culminaron con un total de 373 casos, medio centenar más que entre enero y junio del año pasado. Estos dos concellos comparten criterios como población, extensión geográfica o actividad socioeconómica, pero no exactamente la tipología de los delitos penales. En ambos casos sí se constata un descenso de los hurtos pero la criminalidad es bastante superior en Lalín tanto en este último período como en el anterior, cuando, por cierto, la pandemia sanitaria y los confinamientos no habían llegado a nuestras vidas hasta marzo.

En el municipio dezano se contabilizan 215 infracciones penales, una treintena más, pero en su mayor parte se trata de delitos que no figuran con un epígrafe concreto en el informe ministerial. Sin casos de homicidios ni de secuestros, los de lesiones o peleas aumentan de 8 a 9, mientras que los robos con violencia e intimidación se reducen a cero tras registrarse un caso el pasado curso. Dentro del segmento de robos se incluyen aquellos perpetrados en todo tipo de inmuebles (descienden de una docena a ocho) y los que son con fuerza en viviendas, que suben de siete a ocho. Los hurtos han disminuido a la mitad y de una treintena de la primera mitad de 2020 se pasó a 16 y consta una sustracción de un vehículo. El epígrafe “resto de infracciones penales” se incrementa de 131 a 180 y no hay casos por tráfico de drogas, cuando había habido dos.

En A Estrada el balance absoluto sube de 139 a 158. Tampoco hubo asuntos por homicidios o secuestros y, como en Lalín, los hurtos caen a la mitad: de 22 a una decena, y, como en el anterior período, no hay casos de tráfico de estupefacientes. Sí preocupan los delitos de índole sexual, sin incidencia en la primera parte de 2020 y ahora constan tres; dos contra la libertad de las personas y una agresión con penetración.

Los robos con violencia e intimidación desaparecen después de registrarse un caso y los casos con fuerza en inmuebles pasan de siete a nueve, siete de ellos en viviendas. Las infracciones penales que no concretan su motivo suben un 30%, hasta 135 y de una denuncia por robo de vehículos ahora ya no hubo episodios de esta clase.

Las dos villas más tranquilas de las urbes gallegas

Lalín y A Estrada son las dos villas gallegas de más de 20.000 habitantes menos pobladas, pero este criterio no debe ser el único para concluir que donde menos delitos se cometan. Sí, no obstante, lo indican los datos estadísticos pues el resto de la veintena de ayuntamientos de primera categoría aglutina más casos, también O Porriño, que recientemente se sumó el listado de territorios más poblados. Como indicamos, Lalín totalizó 215 delitos y 158 A Estrada. En la provincia se cometieron 13.925 (un 18,4% más) de los 38.817 contabilizados en el conjunto de la geografía gallega. Las dos capitales comarcales son las localidades de primera categoría más tranquilas pues en las demás se produjeron los siguientes casos en esta primera mitad del año: Cangas (445), Marín (310), O Porriño (251), Pontevedra (1.329), Ponteareas (360), Redondela (355), Vigo (4.712), Ames (405), Arteixo (531), Cambre (312), Carballo (527), A Coruña (5.396), Culleredo (524), Ferrol (1.191), Narón (505), Oleiros (502), Ribeira (589), Santiago (1.870), Lugo (1.533) y 1.919 corresponden a Ourense capital. En Galicia constan 326 delitos contra la libertad sexual, 43 violaciones, 978 robos en viviendas, 174 de vehículos y 233 por tráfico de drogas.

Compartir el artículo

stats