Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

gustavo gonzález villar nnficha personal | Fisioterapeuta

“La mayoría de las caídas suceden en el dormitorio”

“Las mujeres se suelen cuidar más que los hombres pero son las que más las sufren”

El fisioterapeuta Gustavo González, ayer, en su charla del Centro Social de Silleda. | // BERNABÉ/ANA AGRA

El Centro Social dos Maiores de Silleda fue escenario, ayer, de una sesión organizada por la concejalía de Benestar a través del plan Silleda Activa denominada “Maiores, prevención de caídas e movemento saudable”, a cargo del fisioterapeuta local Gustavo González Villar.

–¿Fueron receptivos los participantes en la sesión informativa?

–La verdad es que la charla estuvo muy bien. Al final, creo que en total fueron unas 22 personas las que se acercaron. El tema me lo propuso el Concello y quisimos centrarnos, sobre todo, en la prevención de las caídas en edades avanzadas. Yo creo que se hizo muy ameno y con una propuesta de ejercicios para que ellos los puedan hacer en sus casas. Hay que tener en cuenta que mantenerse activos es fundamental para prevenir caídas en el futuro.

–¿Los mayores son conscientes del peligro que corren ante posibles caídas en su vida cotidiana?

–Por eso son necesarias este tipo de actividades. Más de la mitad de la caídas ocurren en casa y si es así es porque suceden cuando nos confiamos y hacemos cosas que no deberíamos. Ahí hay un campo de concienciación que hay que trabajar a determinadas edades. Es más, la gran mayoría de esas caídas suceden en el dormitorio. Además, cuando se caen tan mayores ya no hablamos de que pueda ser incluso fatal, sino que pueden quedar con pequeñas discapacidades o con problemas que podrían arrastrar durante el resto de sus vidas.

–¿Hasta que punto es factible hacer ejercicio en la tercera edad?

–No sólo es factible, si no que es totalmente necesario. El ejercicio moderado, adaptado a cada edad y pautado es la clave para mantenerse activo. Al final, el objetivo es que puedan tener estabilidad, tener fuerza y ser independientes, y eso se consigue mediante actividad física adaptada. Lo cierto es que no hay límite de edad ninguno.

–¿La familia no debería de ayudar a la hora de convencer a esos mayores que no tienen tan claro lo de hacer ejercicio?

–Realmente, hay gente que le cuesta mucho motivarse porque no tiene la costumbre de actividad física en su vida y nunca la tuvo. También hay personas que han trabajado mucho durante su vida y de repente se jubilan y no encuentran el momento adecuado para hacer alguna actividad física o no le dan la importancia adecuada y ahora les cuesta empezar. Yo siempre les digo que nunca es tarde para hacerlo. Siempre se encuentra algún tipo de actividad que le pueda venir bien en grupo o de forma individual. Caminar o ir a la piscina son algunas de ellas que se pueden adaptar pero insisto en que es imprescindible.

–¿Quiénes son más remolones, los hombres o las mujeres?

–Se suelen cuidar más las mujeres. También es verdad que por estadística son las que más sufren las caídas cuando son mayores. Habrá de todo, pero los hombres como que le damos menos importancia y pensamos que por trabajar algo en casa ya estamos activos. En este sentido, ellas son más cuidadosas.

–¿Qué le parecen todas esas máquinas situadas en los parques públicos para que cualquiera pueda hacer ejercicio al aire libre?

–A mi personalmente no me parece que sea la mejor alternativa para que los mayores puedan hacer ejercicio. Ya es peligroso de por sí subirse a esos aparatos por su configuración. Te puedo decir que a mi, a veces, incluso me cuesta llegar hasta arriba. Yo creo más en otro tipo de ejercicio para las personas mayores. Entiendo que habrá gente que le pueda ir bien hacerlo, pero hay muchos casos en que no es tan bueno o incluso hasta es contraproducente para según qué edades y qué tipo de personas.

–¿El ejercicio puede contribuir a paliar algún tipo de patología?

–Sin duda. De hecho, muchas enfermedades a veces graves se consiguen atenuar los síntomas o las secuelas con actividad física. Hablamos, por ejemplo, del proceso de quimioterapia donde es muy necesario poder realizar actividad física durante el tiempo que dure porque ayudará a llevar mucho mejor la recuperación y la propia enfermedad. He leído en algún artículo que hasta puede mejorarse la efectividad del tratamiento si se compagina con alguna actividad física. Es importante en todos los procesos pero, como te comentaba, siempre de forma adaptada y moderada.

–¿Cómo le va con el trail?

–Estoy enganchado porque hay muy buen grupo en el Galaico. Es duro pero, también, muy divertido porque es algo diferente a todo.

Compartir el artículo

stats