Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

712 antenas para hablar por el móvil

El número de postes repartidos por las dos comarcas se quintuplicó en la última década

Poste de telecomunicaciones en Rodeiro. |   // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Poste de telecomunicaciones en Rodeiro. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La revolución tecnológica trajo consigo la necesidad de habilitar estructuras dimensionadas para ofrecer unos servicios ya casi indispensables a día de hoy para la práctica totalidad de la población. Las conexiones wifi riegan nuestras cabezas en domicilios y muchos espacios públicos y la cobertura de telefonía móvil alcanza gran parte de nuestro territorio, aunque sí existen aún zonas de sombra. Una óptima conexión a Internet en el todo el rural es todavía una tarea pendiente.

Si nos ceñimos a las antenas que facilitan la comunicación en los dispositivos celulares, su número se quintuplicó con creces solamente en la última década. El registro elaborado por el ministerio, referido al pasado ejercicio, eleva a un total de 712 los postes levantados dentro del territorio de los nueve municipios de Deza y Tabeirós-Montes. Diez años atrás eran 135. Las administraciones locales obtienen unos ingresos procedentes del canon de telefonía móvil que incluye dos epígrafes: el número de abonados y las antenas. Por el primer concepto los concellos ingresaron el año pasado un total de 16.063 euros y los postes reportaron otros 168.809. El impacto económico de cada estructura se sitúa en unos 237 euros al año.

Lalín es el ayuntamiento con más antenas de telefonía móvil y, en consecuencia, el que más dinero recibe por este concepto. Son 202 en total y la recaudación municipal asciende a 47.892 euros. Los distintos operadores contabilizan en la capital dezana 20.218 clientes y el canon apenas rebasa los 4.666 euros al año. La suma de ambos conceptos totaliza 52.460 euros. A las arcas municipales de A Estrada llegaron 34.127 euros, desglosados en 29.339 euros (por los 124 postes operativos) y 4.727 correspondientes a 20.480 usuarios de telefonía portátil. Silleda es el tercer concello de la zona con más antenas (108), por las que obtiene 25.605 euros y otros 2.005 deja la compensación de abonados.

El ayuntamiento de Vila de Cruces percibió en total 17.096 euros, de los que 15.885 proceden de los 67 postes distribuidos dentro de sus fronteras municipales. Curiosamente Rodeiro y Agolada comparten un mismo censo de postes de telefonía: 22 en cada caso, y la recaudación total asciende a 5.778 y 5.757 euros debido al mayor número de usuarios existente en la capital de Camba. Los ingresos son más elevados en Dozón debido a que totaliza 48 antenas (11.380 euros) y otros 249 proceden del canon de clientes.

En Forcarei operan 40 instalaciones de este tipo, que reportan al ayuntamiento 9.486 de los 10.265 euros de ambos cánones. Otras 79 están dentro de las fronteras de Cerdedo-Cotobade, cuya administración municipal recaudó el año pasado 18.730 euros por los postes y 1.315 por el volumen de clientes.

Lejos de lo que pueda parecer, el incremento porcentual de antenas no se traduce en una gráfica semejante en más dinero para los ayuntamientos. La recaudación actual supone una subida del 78% respecto a diez años atrás, mientras que la proliferación de postes aumentó más de un 400 por ciento. La caída de ingresos por lo que el ministerio denomina técnicamente distribución abonados es inferior respecto a 2010 a consecuencia de un descenso en el número de usuarios. No se debe perder de vista que dos lustros atrás las comarcas totalizaban 77.400 habitantes y el pasado curso se cerró con 69.400.

Compartir el artículo

stats