Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vertido procedente de la depuradora del Pontiñas se extiende a aguas del río Deza

Xunta y concesionaria indagan los motivos y la composición del material derramado

Aspecto que presentaba ayer el regato Cavirtas en el punto de vertido. // M.M.

El río Asneiro no es capaz de recuperarse de los constantes ataques biológicos que alcanzan sus aguas. No es un problema actual, pues se arrastra desde hace muchos años, pero en los últimos meses los vertidos no cesan y amenazan su ya delicadísima salud. Un vertido, atribuido a la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Lalín, anexa al cauce del río Cavirtas, en el Paseo do Pontiñas, alcanzaba ya a primera hora de la mañana de ayer aguas del Deza a su paso por A Carixa (Vila de Cruces). A simple vista se apreciaba una espuma blanquecina cuya composición está por determinar, pero este episodio ha vuelto a generar alarma entre numerosos vecinos, hartos de los persistentes vertidos al Asneiro. El regato que discurre por el espacio fluvial lalinense es afluente de este último río que, a su vez, desemboca en el Deza y sus aguas alcanzan el Ulla.

El colectivo Sociedad Deportiva Río Deza denunció estos hechos que, lamenta, vuelven maltratar los cauces fluviales de la comarca. Su presidente, Miguel Montoto, explica que la EDAR tiene dos salidas, una de ellas al fondo del paseo, junto al lago. Ahí localiza el punto exacto del vertido, que poco después llegó hasta A Carixa, en el Deza. Aparentemente, teniendo en cuenta la hora que era cuando el agua estaba teñida de blanco en tierras de Vila de Cruces, el vertido pudo haberse originado de noche o en la madrugada de ayer.

Agentes del departamento autonómico de Medio Ambiente se desplazaron ayer por la mañana hasta el punto y también estaba previsto que desde la unidad de vertidos de Aguas de Galicia se realizasen tomas de muestras para identificar la composición del material derramado. Algunas fuentes apuntan a la posibilidad de que la tormenta nocturna de anteayer provocase que la depuradora no fuese capaz de gestionar todo el torrente de agua y acabase en el río mezclada la canalización de pluviales y fecales. En todo caso es una hipótesis que deberá ser corroborada por los organismos competentes.

Abudante espuma en el Deza, cerca de A Carixa. // M.M.

Abudante espuma en el Deza, cerca de A Carixa. // M.M.

Desde Espina y Delfín, concesionaria del servicio municipal de aguas de Lalín, se indica que técnicos se desplazaron a la infraestructura para verificar la procedencia del vertido, que ahora está siendo investigado. Por el momento es, indica, muy pronto para aportar conclusiones, que, confía, se puedan ofrecer en los próximos días. La empresa admite que también recibió una llamada del Concello para pedir explicaciones por lo ocurrido y que es la primera interesada en saber qué aconteció. Las causas y composición de los materiales deberían quedar meridianamente claras con los resultados de la toma de muestras realizada ayer al tener constancia de los hechos.

Dos meses de los episodios del Asneiro

El gobierno gallego continúa sin aclarar los vertidos al Asneiro en principio procedentes de la depuradora lalinense de Botos. La concesionaria negó que la posible contaminación del río –en este caso el vertido llegó al Deza o al coto salmonero de Ximonde, en el Ulla– se debiese a deficiencias en la instalación y en una visita con el alcalde, José Crespo, a la depuradora se negó este extremo mostrando la calidad de las aguas que salían del emisor al río. Estos episodios, que se repiten con demasiada frecuencia, propiciaron que colectivos como Río Deza o AEMS-Ríos con Vida elevasen una denuncia ante la fiscalía autonómica de Medio Ambiente. Por el momento no han trascendido novedades sobre estas medidas.

Compartir el artículo

stats