Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las palabras se las lleva el viento

BNG y PSOE recuerdan que fue el regidor quien propuso a Fiuza repartirse la Alcaldía

Taboada pasa por detrás de López, los ediles del BNG y PSOE, en el pleno de investidura.   | // BERNABÉ/J.LALÍN

Taboada pasa por detrás de López, los ediles del BNG y PSOE, en el pleno de investidura. | // BERNABÉ/J.LALÍN

El 14 de junio de 2019, el día anterior al pleno de investidura en Vila de Cruces, el líder de Xuntos, Luis Taboada, ofreció in extremis al BNG repartirse la Alcaldía si formaban un gobierno de coalición. El Bloque, tras una asamblea, decidió apoyar la elección de Taboada como regidor e incluso elaboró una propuesta de acuerdo para un tripartito con reparto de áreas, a la que nunca hubo respuesta.

De esa propuesta se acuerda el BNG y también el PSOE. “Taboada escogió gobernar los dos primeros años”, recuerda Álex Fiuza. Quién sabe si con vistas, o no, a quedarse también los otros dos. Sobre ese pacto de rotación afirma la socialista Carmen Silva que “yo quería hacer ese convenio por escrito, aunque nadie te obliga a ceder la Alcaldía”.

El PSOE aún no envió la carta

Sin embargo, Taboada parece haberse olvidado de la propuesta que le permitió erigirse en alcalde, como le recuerda el BNG, porque fue ese acuerdo, y no los 911 votos que consiguió en las urnas, los que le convirtieron en regidor, aunque fuese la segunda fuerza más votada. Y hay algo que demuestra que sí había un acuerdo a tres bandas previo a la investidura: el PSOE aún no envió por escrito la carta en la que le retira su apoyo al BNG para los dos últimos años de mandato. En marzo del año pasado los socialistas comunicaron esa retirada de apoyo a la formación frentista pero ayer tanto Silva como Fiuza confirmaron que no se ha remitido esa retirada por escrito.

Hay una baza a la que puede agarrarse Taboada para hacer oídos sordos del acuerdo: esa rotación en la Alcaldía tendría lugar dentro del gobierno de coalición, y el BNG hasta la fecha no llegó a integrarse en el ejecutivo cruceño. Aquí Carmen Silva apunta que el BNG sí tendría que haber formado parte del ejecutivo, pero eso sí, también le aconseja a Taboada “que no se escude en mí, que yo quiero vivir tranquila”, para decir que el único acuerdo que había era con el PSOE para conformar un bipartito. Y que tampoco use esa presunta ruptura de acuerdo entre PSOE y BNG que, como vemos, nunca llegó a oficializarse.

De todas maneras, a Luis Taboada aún le queda tiempo para revisar acuerdos y negociaciones. Tiene mes y medio, hasta mediados de junio. “Yo tengo una palabra, y hasta el 15 de junio Luis Taboada es alcalde. Queremos que sea él quien explique los motivos por los que no va a cumplir el pacto”. Al BNG no le sirve que sea el número dos, Julio López, quien afirme que no va a cumplirse un pacto porque no había tal acuerdo.

El buen ejemplo de Rodeiro

El acuerdo de rotación en la Alcaldía de Vila de Cruces no sería el primero en la comarca dezana. En 2007, Independientes por Rodeiro y PSOE pusieron fin a décadas de mandato del PP mediante un gobierno de coalición que se repartió el cargo de regidor: los dos primeros años para Manuel Salgado y los dos últimos, para José Vence. Salgado, en su momento, dijo que quería gobernar los dos primeros porque le hacía ilusión. Y a los dos años de ocupar la Alcaldía, cumplió estrictamente con lo pactado y cedió el puesto a quien, además, había sido compañero durante años cuando militó en el PSOE.

“No vamos a entrar en su rollo maquiavélico”

Jesús Otero y Luis Taboada tuvieron una estrecha amistad durante décadas. Durante varios mandatos del PP, la constructora de Taboada ejecutó buena parte de la obra pública del municipio. Pero la ruptura ha sido tan grande que no hay pleno en que no se note la tensión entre ambos. Otero, preguntado ayer por la situación que se vive en Cruces tras la decisión de Xuntos de seguir en la Alcaldía, dice que “no vamos a entrar en el rollo maquiavélico de Taboada, López y Fiuza. Nosotros estamos en otras circunstancias”. Y se limita a reirse al preguntarle por si hay una remota posibilidad (o algo fraguado ya) de una moción de censura cocida a fuego lento entre las filas del PP y del PSOE. “Hay otras cosas más importantes, nosotros actuaremos según las circunstancias”, repite el exalcalde.

Compartir el artículo

stats