Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 200 personas realizaron trabajos para la comunidad en A Estrada en la última década

El gobierno local firmó un convenio de colaboración en el año 2010 con el Ministerio de Interior para acoger como refuerzo a penados que deben realizar este tipo de condenas

Foto de archivo en la que hay tres personas realizan trabajos en beneficio de la comunidad. |  // R.GROBAS

Foto de archivo en la que hay tres personas realizan trabajos en beneficio de la comunidad. | // R.GROBAS

Desde el próximo lunes, el Concello de A Estrada contará con tres personas realizando trabajos en favor de la comunidad. Uno de ellos ya lleva varios días realizando labores de mantenimiento y los otros dos llegarán como refuerzo la próxima semana. Cada uno de ellos tiene sus propios horarios adaptados a su situación personal y también cuentan con tiempos de condena diferentes. No es nada nuevo en el municipio estradense, que desde hace una década es uno de los destinos para estas personas, dirigidas desde el departamento de Servizos Sociais.

Corría el año 2010 cuando el Concello de A Estrada firmaba un convenio con el Ministerio de Interior e Instituciones Penitenciarias para acoger como trabajadores temporales a las personas condenadas por un juez a realizar trabajos en favor de la comunidad por algún delito. A ellos se suman además personas que afrontan el tramo final de sus condenas de cárcel y que reciben el tercer grado. A partir de ahí pueden terminar de cumplir su deuda a través de este tipo de trabajos en favor de la sociedad pero ya fuera de prisión.

Desde el departamento de Servizos Sociais del Concello de A Estrada explicaron que el funcionamiento de este convenio con el Ministerio de Interior ha dado sus frutos desde su puesta en marcha en el 2010. En su primer año de aplicación, recuerdan que recibieron un total de treinta de estos trabajadores temporales. A partir de ahí, hubo años con más o menos condenados trabajando en el municipio. El último año del que se tienen registros es el del 2019, cuando se alcanzaron los 26 trabajadores. En 2020, la llegada del COVID hizo que se cancelasen este tipo de servicios a la comunidad, reactivándose de nuevo una vez volvió la normalidad. En lo que va de 2021, A Estrada ha vuelto a convertirse en uno de los destinos habituales de este tipo de penados, llegando ya a estas alturas con doce trabajadores.

Desde el departamento de Servizos Sociais explicaron que la mayor parte de las personas que realizan sus trabajos en beneficio de la sociedad en el municipio es por condenas relacionadas con delitos viales. Entre ellos destacan los condenados tras haber sido detenidos conduciendo bajo los efectos del alcohol o las drogas. A pesar de que se trata de un delito penal y siempre que no llegasen a causar daños personas o materiales, este tipo de condenas no suelen terminar en la cárcel. Lo habitual es que cumplan su deuda con la sociedad realizando este tipo de trabajos durante más o menos tiempo, según estime el juez. Es sin embargo más raro que acudan personas con el tercer grado. En estos casos suele tratarse más de condenados por delitos de tipo económico.

Estos trabajadores suelen encontrar acomodo durante el tiempo que dura su condena en el departamento de obras. De esta manera, es habitual verlos realizando labores de mantenimiento o limpieza en viales o instalaciones municipales. Realizan una labor de apoyo a los trabajadores municipales, que son lo que deben velar por el cumplimiento de su condena.

Detrás de estos trabajos hay sin embargo un largo proceso que guían desde Servizos Sociais. Interior es el que cita al penado y lo manda a A Estrada para la realización de una prueba. El objetivo de este primer encuentro es conocer las habilidades del penado y elegir de esta manera los trabajos a los que mejor se pueda adaptar. Además, también sirve para conocer su carácter y su situación personal, especialmente a nivel de disponibilidad de horarios. Lo habitual, siempre y cuando puedan acomodarse, es que se integren el departamento de obras y con horario de mañana.

Una vez cumplen con todos los días y horas de trabajo marcadas en su condena, Servizos Sociais tramita el informe de finalización. Se encontraron sin embargo casos de personas que decidieron no presentarse al puesto y horario asignado, lo que obliga a abrir un parte de incidencia. En otros casos, también han tenido personas que han reincidido, teniendo que realizar por dos veces los trabajos. Entre los penados también se encontraron en muchas ocasiones vecinos de A Estrada.

La mayor parte procede de delitos viales

Desde el Concello de A Estrada explican que la mayor parte de las personas que realizan trabajos en beneficio de la comunidad en el municipio no son presos que vienen de la cárcel, sino personas que fueron condenadas por cometer delitos tipificados como penales pero que no llegan a entrar en la cárcel. Dentro de este grupo mayoritario destacan por encima de todo las personas que son condenadas a realizar este tipo de trabajos obligatorios al haber cometido delitos contra la seguridad vial. Las más recurrentes dentro de ellas son las condenas por conducir bajo los efectos del alcohol. Será condenado con dichas penas el que conductor con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0.60 mg/l o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1.2 gramos por litro. También se incluyen las personas que conduzca bajo los efectos de las drogas. Se contemplan en este caso penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o bien con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

Compartir el artículo

stats