Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fraga en la plaza, pero no en la placa

Placa y busto en honor del rey emérito en la plaza del consistorio cruceño.  | // BERNABÉ

Placa y busto en honor del rey emérito en la plaza del consistorio cruceño. | // BERNABÉ

La Ley de Memoria Histórica generó, desde su aprobación hace ya 14 años, una enorme controversia; no tanto por su fondo, como por la interpretación que algunos mandatarios le dieron. En muchos pueblos sus alcaldes se pasaron de frenada en la aplicación de una legislación que, cierto es a estas alturas sigue sin se desarrollada en su extensión, y colocaron la etiqueta de franquista a almirantes nacidos en el siglo XVIII desvirtuando lo que para muchos es una lucha por la dignidad de los que padecieron la represión del bando golpista que salió victorioso en la Guerra Civil.

En Vila de Cruces ya no lucen desde 2006 las placas en honor del militar Emilio Mola, uno de los cabecillas del golpe de Estado de 1936, y tampoco la Plaza del Generalísimo en homenaje de Francisco Franco. Estas decisiones se tomaron bajo el mandato del popular Jesús Otero, el mismo que eligió al entonces jefe del Estado para bautizar a la plaza del consistorio. Ahora, el ejecutivo presidido por Luis Taboada (Xuntos polo noso concello) lanza una propuesta que seguramente no deje indiferente a nadie. En el último pleno el BNG sacó adelante en solitario una iniciativa para retirar el nombre de Juan Carlos I a la plaza en su honor –las demás fuerzas políticas se abstuvieron, entre ellas Xuntos– y ayer el ejecutivo local ponía encima de la mesa varias alternativas. Por un lado demanda que el espacio público mantenga la misma denominación “hasta que haya una sentencia condenatoria” contra el rey emérito. Y “en caso de no querer esperar” Xuntos ya lanza dos alternativas: Manuel Fraga Iribarne o Adolfo Suárez González. Pero como el espacio público no debería llevar un nombre compartido, la primera opción es la del expresidente de la Xunta, aunque entre las razones de peso que motivaron esta decisión del gobierno no está la de haber sido el mandatario del gobierno autonómico sino uno de los padres de la Constitución Española allá por 1979 y entonces como dirigente de Alianza Popular. También pesó para el equipo de Luis Taboada que el vilalbés fuese “una persona relevante en Galicia”. De Suárez, que quedaría en el banquillo a la espera de ver si el nombre de Fraga acaba luciendo en la todavía real plaza, se resalta el haber sido “el primer presidente democrático de España”, afirmación cuando menos tan controvertida como la Ley de Memoria Histórica.

Por otro lado, Xuntos eleva a pleno otra moción para retirar de los espacios públicos de titularidad municipal “las placas de inauguración en las que figuren nombres de políticos que estaban gobernando en cada momento, empezando por el Concello”. El gobierno se compromete, como ya hizo, a no colocar placas conmemorativas como ya aconteció con las pistas de pádel. La mayoría de la existentes serán de Jesús Otero, pero seguro que en alguna aparece Fraga, que podrá dar su nombre a la plaza del consistorio, pero desaparecer de las placas.

Tarifas para las pistas de pádel

El grupo de gobierno presentará en sesión plenaria la modificación de la ordenanza municipal por el uso de las pistas de pádel. La decisión surge al haberse percatado de que la vigente no es la más adecuada tanto en cuanto los precios no son múltiplos de 5 “y complica mucho a los vecinos obtener el cambio a la hora de pagar en efectivo”. Pero además, señala, otro problema surge a partir de las 19.00 horas pues, con la normativa en vigor, es obligatorio cobrar a los usuarios que reserven las instalaciones con luz artificial y ahí las tarifas se triplican. Con el nuevo modelo propuesto, las tarifas se abonarán por 90 minutos y no por una hora y los precios con turno sin necesidad de luz artificial serán de 5,25 euros y de 12,75 en el caso de necesitarse iluminación. También se cambiarán los tramos de uso de luz artificial, que ahora estarían ligados a las condiciones de visibilidad propias de cada estación del año, por ejemplo, y no a un horario estricto e idéntico cuando podría no ser necesario este servicio. En aquellos casos en los que la práctica de esta actividad deportiva se prolongase hasta las horas más avanzadas de la jornada, el Concello aplicaría a los usuarios la tarifa correspondiente a la utilización de luz artificial, no solo la parte proporcional de la hora y media de reserva.

Compartir el artículo

stats