Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Arca de Noé “made in Lalín”

En el lago del paseo fluvial del Pontiñas conviven una pareja de nutrias y una tortuga

La pareja de nutrias en un tramo del Pontiñas.

La pareja de nutrias en un tramo del Pontiñas.

Los que estos días pasean o corren por el Paseo del Pontiñas de Lalín podrán comprobar como la fauna que en él habita cuenta con nuevos y exóticos ejemplares. Desde hace semanas una juguetona pareja de nutrias se dejan ver en el tramo inicial del paseo e incluso también es fácil encontrarlas retozando en las aguas del lago junto a los patos que todavía quedan en el lugar. Las nutrias se establecen en una zona determinada, aunque cada cierto tiempo cambian de territorio en busca de alimento, pero en el caso de las del Pontiñas hace meses que se las ve merodeando el río lalinense. Normalmente están activas desde el atardecer hasta el amanecer, pudiendo ser observadas durante el día en lugares no frecuentados por el hombre, aseguran los expertos. Las nutrias “empadronadas” en la cabecera comarcal dezana ya se han acostumbrado de forma natural a la presencia humana sin que esto altere su forma de vida y permiten ser fotografiadas por parte de los viandantes con una naturalidad que llama la atención.

La tortuga vista ayer en el lago del paseo fluvial lalinense.

Y si las dos nutrias se habían convertido en uno de los reclamos de los curiosos que frecuentan el paseo lalinense, desde ayer un nuevo ejemplar se ha sumado a la particular Arca de Noé organizada en este céntrico parque. Se trata de una tortuga que también ha hecho acto de presencia en el lago dezano coincidiendo con el buen tiempo. A falta de una confirmación científica, todo indica que se trataría de un ejemplar de tortuga de Florida. De ser así, la recién llegada tortuga podría competir con otros organismos acuáticos. Por ello, podría también ocasionar daños a la biodiversidad, al tiempo que es transmisora de la salmonelosis. Al respecto, cabe señalar que los propietarios de estas especies que quieran mantenerlas como mascotas deberán informar sobre dicha posesión a las autoridades competentes de la Xunta.

Mientras todo esto se aclara, tanto las nutrias como la tortuga residentes en el paseo fluvial de Lalín siguen a lo suyo aprovechando el entorno del río y, en especial, los tramos del lago donde se encuentran más cómodas. Además, en el caso del galápago resta por saber cómo pudo llegar hasta ahí si, como parece, podría ser una mascota.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats