Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Pereira rehúsa seguir pese a su inclusión por Scientia School para llevarse la subasta

Sospecha que la integración se debe a la “ridícula” indemnización de su despido | Asegura llevar más de dos años sin cobrar nada

Joaquín Pereira, durante una 
comparecencia cuando era 
administrador del colegio.  | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Joaquín Pereira, durante una comparecencia cuando era administrador del colegio. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Joaquín Pereira no seguirá formando parte del Colegio Sagrado Corazón do Deza. El exadministrador del centro aseguró ayer a esta Redacción que “mis planes de futuro en el colegio quedaron en su momento muy claros desde el inicio del proceso concursal. Ni nade me va a plantear seguir, ni está dentro de mis planes”. Su inclusión por sorpresa en la propuesta de compra de Scientia School, que hizo decantar la balanza a su favor en la subasta del pasado martes, no supondrá, según Pereira, su continuidad en el colegio de ninguna de las maneras. El propio Pereira indicó que se enteró de lo sucedido en la puja por la información publicada por FARO DE VIGO y porque, también se lo confirmó su abogado.

Pereira dejó de ser el administrador del Sagrado Corazón desde el momento en que el colegio entró en fase de liquidación. De todas formas, durante la fase de concurso los administradores concursales supervisaron todo lo que hizo. Cuando el centro escolar lalinense entró en fase de liquidación, entre finales de agosto y principios de septiembre, Pereira dejó de ser administrador y de estar informado de todo lo que pasaba con el centro, tal y como señaló ayer. Además, tenía un contrato laboral de una hora lectiva como director del colegio dentro del concierto. Su idea siempre fue rescindir la relación laboral cuando terminara el mismo. Ahora está esperando a que se solucione el ERTE y que se rescinda la relación laboral que le une al Sagrado. Tanto Scientia School como los administradores concursales indicaron desde el primer momento que no seguiría. El propio Pereira también manifestó en más de una ocasión que si el Sagrado Corazón se vendía él no iba a continuar., pero su integración en la oferta de la firma que representa Francisco Guerrero lleva desde entonces levantando muchas suspicacias en algunos sectores sociales y educativos.

Pereira desconoce la causa de que su nombre acabara por decantar la subasta del lado del ya propietario. De todas formas, sospecha que sacarlo del ERTE y echarlo dentro de una semana no les va a costar nada por la “ridícula” indemnización que supondría. Joaquín Pereira manifiesta querer rehacer su vida después llevar “más de dos años sin cobrar un céntimo. Gracias a Dios tengo posibilidades porque sé hacer de todo y no se me caen los anillos por nada. La administración concursal sabe desde siempre que a mi me interesa liquidar mi relación laboral cuanto antes”.

Aval bancario y presentación de alegaciones

Tras la subasta del pasado martes, ahora el proceso de compra del Sagrado seguirá una serie de trámites legales para su confirmación. Para asegurar que la compra se realiza y garantizar sus condiciones se le ha pedido a Scientia School una aval bancario para que garantice esas condiciones de inversión en las instalaciones y el mantenimiento de los puestos de trabajo. El juzgado lo tutelará y Lener durante un año o menos tendrá que comprobar que se cumpla con lo acordado. Una vez vendida la unidad productiva se realizarán los informes definitivos y enviarlos al Juzgado para que lleve a cabo el informe de cierre de concurso. También permanece abierto un plazo de diez días hábiles para que si algún acreedor o cualquiera persona que se sienta perjudicada por la liquidación, presente sus alegaciones, algo poco probable, según los expertos.

Compartir el artículo

stats