SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Guadiana en la traída de Codeseda

El consumo de agua desciende pese a aparecer después una pequeña fuga, que no ayudaría a explicar la desorbitada salida de agua que secó los grifos el fin de semana

Reparación de la fuga y gráfico que muestra las marcadas variaciones de consumo.

Reparación de la fuga y gráfico que muestra las marcadas variaciones de consumo.

El Concello de AEstrada continúa sin poder ofrecer una explicación clara a qué sucede con el abastecimiento de agua en Codeseda.Después de que el consumo se haya disparado el pasado fin de semana y los grifos llegasen a secarse, las últimas jornadas mostraron un regreso de las aguas a su cauce, al menos en términos de consumo. Para añadir una nueva incógnita a esta ecuación, el martes se localizó una pequeña fuga junto al colegio, si bien precisan que este mismo entorno se revisó en días anteriores y no había ese escape de agua. La clave está en que, aun con esta pérdida de agua, el consumo descendió previamente, pasando de los 154 metros cúbicos del viernes, previos al corte en el suministro el sábado, a los 90 que arroja el último registro (correspondiente al martes) o el del mismo domingo, con 92.

Al ser preguntado ayer por esta cuestión, el edil estradense de Medio Ambiente, Juan Constenla, explicó que la pequeña fuga de agua que pudo localizarse ya fue subsanada. "Antes de ayer no estaba, porque se miró", dijo. Pese a ella, reconoció que el consumo bajó en esta red de abastecimiento municipal, de manera que esta incidencia no serviría para explicar el "disparatado consumo" que esta traída totalizó el pasado fin de semana.

El depósito de Codeseda se está manteniendo lleno desde que el sábado los vecinos alertaron de que no tenían agua en sus hogares. El también primer teniente de alcalde puso el acento en que la prioridad es que los vecinos no sufran una pérdida de suministro "ante este consumo desorbitado". No obstante, el Concello no tiene intención de bajar la guardia para intentar esclarecer por dónde y por qué causa los datos delagua que sale del depósito arrojan unas cifras tan sumamente elevadas. Y es que los recuentos que obran en poder del Concello desde el pasado 16 de abril demuestran que la demanda de agua fluctúa mucho en esta traída, con jornadas en las que los consumos se sitúan en los 15 metros cúbicos de agua con otras como la del 19 de julio, con 154. La diferencia es, a todas luces, demasiado elevada.

Constenla explicó que la revisión de la conducción y todas las pesquisas que ha estado haciendo el ayuntamiento para intentar explicar qué sucede con la traída de esta parroquia permitieron localizar esa pequeña fuga de agua en una tubería junto al colegio. Incide en que esta pérdida de agua es reciente, en que no estaba el lunes. Además, remarca el titular estradense de Medio Ambiente que, por su tamaño y por el hecho de que la noche del lunes al martes haya descendido el consumo de agua, no permitirían hilar una explicación para una situación que parece que los depósitos de esta parroquia de A Estrada tengan su propio Guadiana, con una alternancia de presencia y ausencia de agua difícil de explicar. Juan Constenla asumió que es habitual que en verano los consumos de agua aumenten pero, ateniéndose al padrón del agua en esta traída -formado por alrededor de 70 hogares-, por mucho que aumente la población en los meses de estío, no encuentra una compensación lógica en el consumo. "Deja una incógnita ahí que estamos intentando atajar", subrayó el concejal.

Tras las obras realizadas en los depósitos y la captación provisional añadida a esta traída, el almacenamiento de agua llega a los 120 metros cúbicos, cantidad que debería ser más que suficiente para abastecer a los usuarios. El análisis de los registros del agua que sale de los depósitos -no ha de confundirse con la que pasa por contador- muestra la demanda irregular de este bien. Muchos días el consumo está entre los 11 y los 15 metros cúbicos. La jornada con más salida de agua en abril fue de 36 metros cúbicos; el máximo en mayo fue de 64 y en junio hubo un pico de 88. La segunda quincena de julio muestra un lógico incremento, aunque lejos de justificar los 123 y 154 metros cúbicos alcanzados el viernes 18 y sábado 19, más aun cuando bajó después a unos consumos de 92,95 y 90 metros el domingo, lunes y martes, respectivamente.

En estos momentos se realizan tres registros para controlar el agua consumida en esta parroquia. El consumo que pasó por contadores en los domicilios de julio, agosto y septiembre de 2019 se situó en 2.340 metros cúbicos, con una media de 26. Este año, en lo que va de julio, ya salieron del depósito 1594.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats