Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vendedoras abandonan el Mercado de Nadal por competencia desleal

Alegan que uno de los puestos de bisutería no es de la zona y afecta al sector local -El PSOE califica de "chapuza" la gestión tanto de la feria como del parque de atracciones

En la imagen superior, los dos puestos de las artesanas que abandonan la feria. A la izquierda, el stand de bisutería. // Bernabé/Javier Lalín

En la imagen superior, los dos puestos de las artesanas que abandonan la feria. A la izquierda, el stand de bisutería. // Bernabé/Javier Lalín

Una artesana de cuero y otra de cerámica cerraron ayer sus stands en el primer Mercado Exposición de Nadal por desacuerdos con la organización, a cargo de la empresa Emrede. La feria, que intenta promover no solo productos artesanales y alimentos sanos, sino también de proximidad, tiene entre sus puestos uno de bisutería hecha en China, según las denunciantes, y en manos de un vendedor que ni siquiera es de la comarca. Una de las artesanas apunta que los precios que maneja ese puesto suponen una competencia desleal con las joyerías del casco urbano de Lalín, que además se encuentran muy cerca del mercado instalado en Joaquín Loriga. Cuestionan, también, las tarifas que se les cobró a los distintos puestos.

Desde el Concello de Lalín, aunque la organización corre a cargo de la empresa Emrede, se indica que los puestos irán rotando entre la decena de ferias que montó esta entidad en distintos puntos de Galicia. A lo largo de la mañana pasaron por el mercado agentes de Inspección de Trabajo para comprobar que la persona que atendía otro de los puestos tenía en regla todos los documentos precisos para desempeñar el trabajo.

La polémica suscitada ayer bajo las carpas de este mercadillo despertó las críticas del PSOE. El partido denuncia el "despropósito" en el que se convirtió este mercado, y culpan de ello "a la inoperancia de la concejala de Comercio, Karen Fernández Lamela", pese a que la organización corre a cargo, como decíamos, de la firma Emrede. Los socialistas recalcan que hay un enfado generalizado entre los vecinos y los comerciantes de la zona puesto que las jaimas "opacas y antiestéticas que se colocaron afeando un espacio público, obstaculizando el acceso de viandantes y la visibilidad de los comercios". Mientras durante la inauguración, el pasado sábado, Fernández Lamela apuntaba que a lo largo de la semana el mercadillo podría alcanzar la veintena de puestos, los socialistas sostienen que al final no llegan a diez y "algunos ya decidieron no abrir debido a diferentes desacuerdos". Añade que otros stands "poco o nada tienen que ver con la venta de productos de Navidad o de proximidad". Menciona, en este punto, no solo el polémico puesto de bisutería, sino también otro de aceitunas y uno más "de pan de fuera de Lalín, que compite directamente con el producto local".

La apertura de este mercado navideño motivó el traslado de los puestos del mercado de proximidad de los sábados. El PSOE pide a Fernández Lamela que explique por qué lo trasladó a una zona apartada y con menos clientes. Mencionan, también, la doble vara de medir del gobierno local, que en verano veía un prejuicio el cerrar Principal y Loriga al tráfico y ahora sí corta la circulación para este mercadillo, haciendo uso "de unas hermosas vallas de obra que dan una imagen pésima".

En cuanto al uso del parque de atracciones del Manuel Rivero, el PSOE considera inapropiado que haya que hacer compra para que los niños y niñas puedan acceder a ese parque. Entiende que es una medida para fomentar el comercio local, pero cree que existen otras alternativas "antes que obligar a los menores a pasar por un comercio" para acceder a las atracciones.

Compartir el artículo

stats