Una salida trampa para seguir al alza

El Pontevedra se mide al Covadonga en su primer partido en un campo artificial - Los locales buscan solventar sus problemas defensivos ante el equipo más goleador - El meta Vizoso, duda

Valen recibe un balón de Toño Calvo en un entrenamiento del Pontevedra.

Valen recibe un balón de Toño Calvo en un entrenamiento del Pontevedra. / RAFA VÁZQUEZ

Antonio Santos

Seguir poniendo presión a los principales rivales por el liderato es el principal reto al que se enfrenta hoy (16.00 horas) el Pontevedra en su visita al colista, un Covadonga que, pese a su situación clasificatoria, ha puesto en problemas a la mayoría de rivales a los que se ha enfrentado.

En esa tesitura, el conjunto granate se enfrenta también a un contexto nuevo, ya que se trata del primer partido de liga que los de Yago Iglesias disputarán en un campo de césped artificial como el Álvarez Rabanal, que además cuenta con unas dimensiones notablemente menores a las de terrenos de juego del estilo de Pasarón.

Ambos detalles no pasaron desapercibidos para el técnico granate, que espera un partido exigente para su equipo independientemente de la racha que arrastra el rival.

“Esta semana, el contexto va a condicionar, no tanto nuestra idea, pero sí adaptarla. Entrenamos toda la semana en un campo de hierba artificial, de dimensiones parecidas. No nos queda otra que adaptarnos y tenemos claro por dónde tenemos que tener cuidado y por donde aprovechar para hacer daño al rival”, apuntó Iglesias, que no contempla para hoy un partido en el que el dominio del balón caiga del lado del Pontevedra tan fácilmente como en la mayoría de jornadas.

“Cuando jugamos en campos de hierba natural y de buenas dimensiones, somos un equipo que construye con el balón, acostumbrado a tener calma, a hacer circulaciones largas. Este fin de semana va a ser más complicado”, matizó el entrenador del Pontevedra.

“Tenemos que estar concentrados no solo los 90 minutos, sino en todas las acciones. Cuando ves sus partidos, ves cómo transcurren las jugadas y es todo muy rápido. Nos va a exigir estar muy bien con balón y, en el momento en el que no lo tengamos, no podremos tener tanto control de juego, aunque es nuestra idea y vamos con ella”, concluyó.

Por su parte, el técnico del Covadonga, Manuel Cuervo, consideró en la previa del partido al Pontevedra como “la mejor plantilla del grupo”, en un encuentro en el que los locales tratarán de paliar su problema a la hora de encajar goles contra el conjunto más anotador del grupo.

“El Pontevedra tiene el control del partido en casi todos los partidos. Haremos todo lo posible para contrarrestar sus virtudes, que tienen muchas, y hacerles daño donde más les puede doler. Tenemos nuestras opciones en casa. Cuando competimos, da igual el rival que sea que podemos meterles en problemas”, afirmó Cuervo.

Los granates juegan hoy en el Álvarez Rabanal con la baja de Marcos Barbeiro, que continúa quemando etapas en la recuperación de su lesión de rodilla, y la posible ausencia del meta suplente Manu Vizoso, que arrastra problemas en un hombro.