Crónica de una muerte anunciada. El Teucro certificó ayer su descenso a Primera Nacional después de encajar su derrota número 21 de la temporada. El equipo pontevedrés cayó ante el Handbol Sant Quirze por un claro 30-36 que lo condena a perder la categoría cuanto todavía faltan cinco jornadas para que finalice la División de Honor Plata. Aunque los azules comenzaron la segunda fase de competición con mucha ilusión por lograr la salvación, la realidad es que necesitaban casi un milagro para conseguir la permanencia, ya que necesitaban hacer casi un pleno de victorias en los diez encuentros de los que consta.

El partido de ayer fue casi un calco a los de las últimas semanas, con los hombres de Irene Vilaboa entrando bien, con intensidad y mandando en el marcador, pero diluyéndose poco a poco con el paso de los minutos, especialmente en la segunda parte, en la que el cuadro catalán logró las mayores ventajas.