Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pato busca un remanso

El portero uruguayo de la UD Ourense pide "una temporada tranquila" en su reencuentro, siete años después, con la Tercera División - Desde entonces alternó emociones fuertes en O Couto, Barakaldo, Santiago y Boiro

David González, firma; Aitor Martínez, se va n El medio ofensivo coruñés David González Paz (21 años) recibió ayer la bienvenida a la UD Ourense en O Couto de su entrenador, Fernando Currás, y del vicepresidente, Damián Domínguez. Otro centrocampista, Aitor Martínez, deja el club tras dos campañas para enrolarse en el Barbadás. FdV

El portero de la Unión Deportiva Ourense Pato Guillén se reencuentra el domingo en Ribadumia con la Tercera División siete años (menos dos días) después de jugar su primer partido en la máxima categoría autonómica. Fue con el Ourense de Patxi Salinas en el García Hermanos de Betanzos. No se le han borrado algunos detalles. "Ganamos 0-1, con gol de Lucho a la mitad del primer tiempo. También me acuerdo de un rodillazo de Josu que me partió toda la ceja. Me dieron cuatro o cinco puntos", detalla el meta uruguayo.

Aquella temporada acabó con un memorable ascenso a Segunda B, pero los comienzos en O Couto no fueron fáciles. También lo tiene fresco: "Empecé con un buen partido en Melgaço contra el Celta, pero no sé si fue porque estuve un mes en un hotel, comiendo fuera, arriba y abajo con las maletas y buscando piso, que el verano salió raro y empecé flojo, lo reconozco".

La pelota dio muchas vueltas desde entonces. Alguna de campana. Pato vivió en primera línea la desaparición del Ourense y un descenso a Tercera con un Compostela confeccionado para metas mayores. "De los tres años en el Ourense recuerdo que formamos un círculo de amigos que hasta el día de hoy mantenemos. Fue una gran pena que terminará como terminó. El grupo llegó hasta el final por cómo éramos y por lo juntos que estábamos", recuerda.

"Bajar con el Compostela también fue de las cosas más tristes que me han pasado -añade-. Individualmente fue un buen año, me sentí muy bien en un club que es el mejor de Galicia quitando Celta y Deportivo, con un presidente que es un señor y unas instalaciones espectaculares. Después, en Barakaldo, también muy bien y en Boiro nos salvamos, pero hubo muchos problemas económicos", enumera en su trayectoria desde el 2011.

El año pasado se acercó al punto de partida, en Preferente, para ayudar a levantar a la UD Ourense que emergió entre los restos del naufragio de 2014. "Por circunstancias que todo el mundo sabe, decidimos volver y al final salió bien. La cosa se complicó en algún momento de la temporada, pero se hizo la machada al final y por suerte se logró el ascenso. Hizo que cobrara sentido todo", asegura Pato.

Al nuevo curso, el portero charrúa le pide tranquilidad en todos los órdenes: "Que sea una temporada sobre todo tranquila, que las cosas vayan bien, que cuando vayan mal, que seguramente haya de esos momentos, se pueda salir rápidamente y que los días buenos sean más que los malos". Entiende Pato que es el momento de mirar el horizonte unionista con realismo: "Vamos a intentar hacer un buen año para asentar al club en la categoría. Hay que ser conscientes de la situación en que vamos a estar y habrá que apretar mucho los dientes para salvar al equipo".

Tras cuatro ascensos consecutivos, la UD Ourense cambiará las altas presiones por las medias o bajas. "El club tenía hasta ahora la meta de ascender sí o sí y este año está claro que el cuento cambia. Estaba acostumbrado a ser el gallito y ahora hay otros gallitos. Seremos un equipo más. Entonces tenemos que hacer las cosas bien, ser competitivos en cada partido, sea contra quien sea, y pedirle a la gente que esté con nosotros, que nos anime, porque han sido importantes y este año lo serán más que nunca", augura Pato. "Hay que saber la posición en que estamos y sumar desde el principio, cuanto más mejor, y después la liga nos colocará en nuestro sitio. Uno no puede renunciar a nada, pero sin utopías, trabajando y peleando cada domingo", concluye el guardián.

Compartir el artículo

stats