Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Sacyr Asobal

El Frigoríficos pierde sus sensaciones

Dani Fernández arma el brazo para lanzar en el duelo de ayer. |  // DIEGO GÓMEZ/BM SINFÍN

Dani Fernández arma el brazo para lanzar en el duelo de ayer. | // DIEGO GÓMEZ/BM SINFÍN

El camino hacia la salvación seguirá siendo largo y lleno de obstáculos. Esa es la dolorosa conclusión que el Frigoríficos del Morrazo pudo sacar ayer de su derrota ante el Liberbank Sinfín (31-25), uno de sus rivales directos en la lucha por eludir el descenso, en un encuentro deficiente de los hombres que dirige Nacho Moyano, que apenas dieron muestras de solidez en los diez minutos iniciales del segundo periodo. Los cangueses desperdiciaron una buena ocasión de poner tierra de por medio con respecto a los cuatro últimos puestos, y pierden el golaverage ante los santanderinos.

Bastaron tres minutos para comprobar el diferente talante con el que uno y otro equipo entraron en el parqué de La Albericia. Los que necesitaron los locales para anotar un 3-0 ante las dificultades ofensivas de los de O Morrazo, que tampoco encontraron su sitio en defensa. A ello contribuyó la nula aportación de la portería, con tres paradas en este primer tiempo y seis en todo el partido.

El Cangas se perdió en la maraña defensiva que tejieron los de Víctor Montesinos y no se pareció al de los choques ante Cisne y Ademar (8-4, minuto 14, con tiempo de Nacho Moyano). Los cántabros se mantenían con rentas de entre dos y cuatro goles y la fortuna tampoco estaba con los de O Morrazo, que se encontraban con la madera y fallaban un penalti y un par de contragolpes.

La aportación de la portería del Cangas fue muy escasa

decoration

El paso por vestuarios sentó bien a los de Moyano. El Frigoríficos tiró de garra y decisión en ataque y los réditos pudieron verse en seis minutos. David Iglesias ponía las tablas en el marcador (16-16). Pero dice una de las leyes no escritas del deporte que no se culmina una remontada hasta ponerse por delante en el marcador, y eso le faltó al Cangas, que erró dos ocasiones para gozar de la que hubiese sido su única ventaja. El Sinfín, en cambio, no falló cuando tuvo su oportunidad y se anotó un parcial de 5-0 para encender todas las alarmas en la escuadra visitante (24-18, con dos tiempos seguidos del técnico madrileño).

El desquiciamiento ofensivo era patente en el Frigoríficos, que comenzó a estrellarse contra Ernesto. Si en el duelo de O Gatañal Elcio amargó a los lanzadores cangueses, en el de Santander ese derecho le correspondió a Ernesto, brillante en el segundo tiempo. Moyano probó el ataque de siete vaciando portería y Montesinos frenó el choque (25-20, minuto 52). El Sinfín alargó el marcador (27-20) y el Cangas apostó por la épica de una defensa individual a toda pista. Le permitió recuperar unos cuantos balones, pero volvió a fallar en el juego ofensivo, bien con pérdidas de balón, bien con lanzamientos que encontraban a Ernesto. Fue el mejor recuerdo de que este año también tocará sufrir hasta el final.

Compartir el artículo

stats