Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmnao - Asobal

Una revancha para acercarse a la salvación

Nacho Moyano corrige a sus jugadores durante el entrenamiento de ayer en O Gatañal. |  // GONZALO NÚÑEZ

Nacho Moyano corrige a sus jugadores durante el entrenamiento de ayer en O Gatañal. | // GONZALO NÚÑEZ

El Frigoríficos del Morrazo-Construcciones Castro busca hoy su “revancha” en el derbi contra el Dicsa Modular Cisne después de la dura derrota cosechada en la primera vuelta del campeonato. Los cangueses después de un excelente inicio de segunda vuelta han entrado en una dinámica negativa de resultados y hoy necesitan puntuar para recuperar sensaciones. Una victoria además tendría el premio añadido de salir de los puestos de descenso. El encuentro de jugará a las 19.00 horas en el Pabellón Municipal dos Deportes de Pontevedra, con el arbitraje de Rafael Alberto García Mosquera y Alberto Rodríguez Rodríguez y televisado por la TVG y LaLigaSportsTv.

Los cangueses realizaron ayer la última sesión de trabajo antes de medirse esta tarde al Cisne y el técnico, Nacho Moyano, tiene a todos sus jugadores a su disposición. La única ausencia es la ya conocida baja de Carlos Vilanova, lesionado de larga duración. El entrenador del Frigoríficos elude el concepto de final, pero reconoce que “no puntuar complicaría mucho las cosas”. En la plantilla canguesa aún escuece el resultado de la primera vuelta (26-32) y por eso quieren “revancha y hacer las cosas bastante mejor que en la ida”.

No obstante, desde Cangas entienden que aquel partido ahora mismo ya no debería servir como referente puesto que a lo largo de estos meses han cambiado muchas cosas y el Frigoríficos, con la excepción de la derrota del viernes ante el Granollers, está compitiendo a un gran nivel y con resultados muy ajustados, decididos casi a cara o cruz. “Esta claro que va a ser un partido complicado, con mucha tensión y nervios. El que sepa abstraerse, templar ánimos y nervios será el favorito”, augura Nacho Moyano, que no cree que hoy pueda producirse un resultado tan amplio como el que se registró en septiembre en O Gatañal. “Es verdad que tampoco lo preveía en aquella ocasión, pero dentro de un partido siempre hay como subpartidos. Nosotros salimos mejor y fuimos superiores durante los 20 primeros minutos, pero a partir de ahí ellos nos superaron”, explica el técnico del Frigoríficos del Morrazo.

A lo largo de estos meses los dos equipos también han pasado por el coronavirus, hasta en dos ocasiones por parte de los de Pontevedra. De hecho el partido de hoy se debe a un aplazamiento por ese segundo episodio de COVID-19, justo en el momento en el que el Cangas estaba ofreciendo su mejor nivel.

Un triunfo le serviría al Frigoríficos para alcanzar los 14 puntos, con lo que superaría a Nava y empataría con Puerto Sagunto, al que ganó en la primera vuelta, y dejaría momentáneamente los puestos de descenso. “No puntuar nos complicaría mucho las cosas, aunque ganar tampoco significa estar salvados porque nadie se salva con 14 puntos. Pero sí que sería un refuerzo anímico importante porque es contra un rival directo, que se quedaría abajo y verte fuera de la zona caliente, aunque estés cerca, siempre ayuda”, concluye Moyano.

Gonzalo Carró, Santiago Picallo y Pablo Picallo, del Dicsa Modular Cisne, ayer en Pontevedra Gustavo Santos

Un partido a vida o muerte para el Cisne

El presidente del Dicsa Modular Cisne, Santiago Picallo, participó ayer en una comparecencia pública junto a dos de sus jugadores, Gonzalo Carró y Pablo Picallo, en la que hicieron un llamamiento para completar el aforo de 300 localidades disponibles. Los pontevedreses no ocultan que este encuentro para ellos puede ser definitivo. “Hay que ser realistas, mirar la clasificación y saber que nos jugamos más que dos puntos. Por eso tenemos que tratarlo como una final, salir con todo y hacerlo lo mejor posible”, afirma Carró.

Desde la ciudad del Lérez confían en poder repetir un resultado como el de la primera vuelta y, a pesar de que reconocen que para ellos el encuentro es a vida y muerte, traspasan toda la presión al Frigoríficos del Morrazo. “Es un equipo más histórico, están por encima en la clasificación, tienen presión tras el partido dela primera vuelta y eso puede ser un punto a nuestro favor porque estamos en nuestra casa”, argumentan desde el Cisne. Una victoria canguesa dejaría prácticamente sin opciones al Cisne, con solo 7 puntos en la clasificación. “La intención es que este partido sea la fiesta del balonmano gallego. Para nosotros es un encuentro de máxima importancia para intentar mantener la categoría. Si ganamos mantenemos las opciones de poder salvarnos”, resumía en su intervención el presidente del Cisne Pontevedra.

Compartir el artículo

stats