Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Tercera División

Soledad en rojiblanco

El meta del Alondras Ayoub pasa el confinamiento en solitario, lejos de su familia, que reside en Marruecos

Ayoub Atib en el balcón de su piso en Cangas. // FDV

Ayoub Atib en el balcón de su piso en Cangas. // FDV

Acepta quizás con mayor resignación que nadie el tener que estar confinado en su piso en Cangas. Lo hace porque ahora mismo debería estar con su familia en Casablanca, si Marruecos no hubiese cerrado fronteras y el vuelo que tenía programado para el día 14 no se hubiese anulado. "Me lo cancelaron en el último momento", afirma. "Justo empezó todo lo fuerte aquí pero en Marruecos cerraron antes el país", añade. Ayoub le había preguntado a sus compañeros qué les parecía que se fuese a su país natal, "porque tenía miedo de salir y que luego no me permitiesen volver". Pero ni siquiera tuvo la oportunidad de salir.

No solo eso. Ayoub llevaba semanas planificando con su novia su llegada a Cangas para estar con él y verlo en algún partido. "Al final cogió un billete para el día 8, pero también le cancelaron el vuelo porque Emiratos cerró pronto las conexiones con Italia y España. El coronavirus me está jorobando muchas cosas", asegura con sentido del humor.

Las videollamadas son su conexión con los seres queridos. "Hablo todos los días con la familia, con la novia", dice antes de añadir que "también entreno y hago cosas. Es diferente estar encerrado solo, pero tampoco estoy sin hacer nada". Lo más complicado, reconoce, es seguir una buena rutina de entrenamientos, especialmente para un futbolista de un puesto tan específico como la portería. "Lo único que puedes hacer es core y más core y esperar a que se pueda salir de nuevo para entrenar de forma más adaptada a mi posición", manifiesta el jugador rojiblanco.

El contacto con sus compañeros y los ánimos recibidos desde la entidad son constantes. "Los jugadores tenemos un grupo de Whatsapp para hablar de todo menos de coronavirus, para desconectar un poco de todo esto. Y hay mucho movimiento, nos grabamos vídeos, retos, cambiamos la rutina", afirma. "Se nota que toda la gente del club está preocupada, siempre preguntando si necesito algo. Me siento muy cómodo", asegura el futbolista. Las noticias que recibe de Marruecos son similares a las que vive en España. "Quizás la principal diferencia es que ellos cerraron las fronteras antes y salió el Ejército para que la gente se quedase en casa. Mi padre hace ya tiempo que dejó de trabajar, mi hermana está estudiando a distancia. Para salir de casa necesitas un permiso. De momento solo tienen 155 casos y han tomado esta decisión", afirma Ayoub.

La suspensión de las competiciones le coincidió también en el que estaba siendo su mejor momento desde el inicio de la temporada. "Justo cuando estaba más en forma, si me sienta mal el parón es sobre todo por esto. Estaba jugando, haciéndolo bien, tenía muchísima confianza con los compañeros, con Jorge [Otero], con Fonsi [Valverde]... Y ahora toca esperar", se lamenta. Tras un periodo de adaptación y dudas la tranquilidad había llegado para Ayoub. "Estaba ya casi con los mismos minutos que Martín, mi compañero, pero hay que seguir. Al ser todo nuevo me costó coger esa confianza, pero la llegada de Fonsi y Jorge me sentó bien. Y también el partido de Compostela. Fue un buen encuentro y me hizo adquirir confianza porque era un campo de los importantes y tuve muy buenas sensaciones".

En cuanto al equipo y a pesar de la última derrota en casa frente al Estradense, Ayoub cree que la mejoría ha sido importante en las últimas semanas del campeonato. "Defensivamente ha cambiado mucho la situación. La gente tiene más compromiso, más unidad, nos animamos. Su ganamos lo hacemos todos y si perdemos igual. Y esa es la clave para el cambio en el equipo. Hemos perdido solo un partido de los últimos cinco, enfrentándonos a escuadras de calidad", afirma el meta rojiblanco.

La extrema igualdad que hay en la categoría -entre el noveno y el decimosexto clasificados hay hasta ocho equipos en un margen de tres puntos- hace que los cangueses no hayan podido alejarse todavía de la zona de peligro. "Es el año más difícil de la Tercera División, con muy buenos equipos, y cada partido tiene sus condicionantes. Tenemos que ir paso a paso y ojalá podamos volver a competir", subraya el futbolista. La reanudación abre muchas incógnitas. "Si tenemos que jugar tres partidos a la semana o así será muy complicado y exigente, pero creo que seguiremos en la misma línea. Tenemos que estar unidos. Nuestro objetivo es estar más arriba de donde estamos. Ahora estamos más comprometidos en defensa", sentencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats