Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piragüismo

El Náutico de Pontecesures llega a la mayoría de edad

El club cumple 18 años a la espera de la remodelación de sus instalaciones

Ángel Barreiro muestra las piraguas acumuladas en el almacén del Náutico de Pontecesures. // Noé Parga

Ángel Barreiro muestra las piraguas acumuladas en el almacén del Náutico de Pontecesures. // Noé Parga

El Náutico de Pontecesures ha cumplido en este inicio de 2020 su mayoría de edad, 18 años en los que ha experimentado un importante crecimiento para un club asentado en una población que ronda los 3.000 habitantes. Centrado en el trabajo con las categorías base, ha conseguido ser campeón de España de Jóvenes Promesas en varias ocasiones, ese trabajo comienza a dar sus frutos, con la presencia en el equipo nacional de nombres como el de Camila Morison entre otros.

Sin embargo, los 18 años le llegan al Náutico de Pontecesures con unas instalaciones en precario, que se han quedado pequeñas y obsoletas para la gran cantidad de actividad que se genera en el club, donde, recuerda su presidente, Ángel Barreiro, "reunimos a más de 200 niños y jóvenes practicando el deporte de la piragua". Esa remodelación se prometió hace año y medio, por el propio secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete Lasa, pero no se han vuelto a tener noticias de ella. Precisamente esta misma semana, representantes del Concello de Pontecesures se reunieron con Lete Lasa y le recordaron su promesa, esperando que se pueda llevar a cabo cuanto antes.

Barreiro reconoce que la remodelación del club es "un objetivo indispensable para nosotros, porque las dependencias se han quedado muy pequeñas, algo que venimos denunciando desde hace mucho tiempo y que esperemos que sea solucionado lo antes posible".

En estos momentos, solo existen cuatro duchas para todos los deportistas, lo que provoca una importante masificación. A ello hay que sumar que las piraguas están repartidas por el club y por contenedores que se encuentran en las inmediaciones, al carecer de un almacén con capacidad suficiente para guardarlas. Precisamente el garaje está lleno de piraguas, lo que impide que exista un lugar adecuado para guardar las furgonetas, que se refugian en el estacionamiento de una gasolinera cercana.

Pese a estos mimbres, el trabajo que está realizando la entidad ha sido reconocido recientemente por la Federación Galega de Piragüismo, que les entregó varias distinciones en su gala. La situación en la que se encuentran las dependencias del club de piragüismo empañan un tanto su 18 aniversario de una entidad que surgió de las cenizas del Universitario de Santiago. Fueron antiguos piragüistas de ese club los que decidieron coger el relevo y continuar con esa actividad deportiva formando a nuevos palistas, algo en lo que ha destacado siempre el Náutico de Pontecesures.

Compartir el artículo

stats