Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ciclismo

Veloso apunta alto en su preparación

El vilagarciano está en Navacerrada entrenando en altura para la Volta a Portugal

Gustavo César Veloso tiene buenas sensaciones en lo que respecta a su estado de forma. // FDV

Gustavo César Veloso tiene buenas sensaciones en lo que respecta a su estado de forma. // FDV

Gustavo César Veloso ya ha puesto rumbo en su preparación ante la cita más importante de cada año. La Volta a Portugal vuelve a ser la referencia más absoluta tanto para el corredor de Bamio como para su equipo, el W52-FC Porto, absoluto dominador de la carrera en los últimos años.

A sus 38 años, el corredor de Bamio será fiel a las pautas de entrenamiento que ha venido siguiendo en las últimas temporadas. Su parada actual es la sierra madrileña. Navacerrada se ha convertido en su cuartel general para su habitual concentración en altura. Allí, junto a otros compañeros, permanecerá hasta el 5 de julio para realizar entrenamientos de máxima exigencia enfocados a llegar al mes de agosto en la mejor forma posible.

Las ventajas del entrenamiento en altura ya están más que probadas en el rendimiento de Veloso, quien no ha querido variar un ápice su hoja de ruta en los últimos años a tenor de su óptimo rendimiento, valorado incluso por encima de los buenos resultados obtenidos.

Una cuestión en la que también focalizará su atención el corredor vilagarciano es en la pérdida de peso. Actualmente la báscula fija 72 kilos y su cruzada está en iniciar la Volta a Portugal el próximo 31 de julio con 68 kilos en sus piernas. En este sentido, Veloso no oculta la dificultad que ello supone al señalar que "cada año cuesta un poco más alcanzar el peso ideal. Toca hacer un esfuerzo grande y pasar momentos de hambre para conseguirlo".

El trazado de la 81ª edición de la conocida como Grandissima tiene además en la montaña su principal factor de desequilibrio. El mítico final en el puerto de Torre vuelve a la hoja de ruta de la prueba además de otros finales con un destacado porcentaje de desnivel como el que tendrá lugar en Montalegre o en el santuario de Santa Quiteria, en Felgueiras.

Acerca de cuál puede ser su rol dentro del engranaje del W52-FC Porto, Gustavo César Veloso tiene claro que "no pienso para nada en ello. Toda mi energía está centrada en llegar en el mejor estado de forma posible y me voy a preparar como para ganar la Volta a Portugal".

La presencia de otros primeros espadas en la formación portista como el propio Raúl Alarcón, vigente campeón, invita a un escenario que no asusta lo más mínimo a Veloso. "Soy un profesional del ciclismo y me debo a un equipo. Además de Alarcón tenemos una escuadra con gente muy buena. Se tratará de ver como evoluciona la carrera y ver quién está en mejor disposición de pelear por el amarillo. Y si me toca trabajar para el equipo seré el primero en hacerlo como otras veces lo han hecho mis compañeros para mí".

Después de los más de veinte días de entrenamiento en altura en Navacerrada, la siguiente cita competitiva para el vilagarciano será el Gran Premio Joaquim Agostinho. Posteriormente también acudirá a su habitual cita en altura en Cabeza de Manzaneda, donde permanecerá una semana. A su término, y tras pasar unos días en Vilagarcía con su familia, se dirigirá a la concentración del W52-FC Porto previa al inicio el 31 de julio de la Volta a Portugal en Viseu. Una edición que además será muy especial para su equipo dado que el final no será en Lisboa como habitualmente, sino que será en las calles de Oporto.

Compartir el artículo

stats