Un gran David de Gea y un certero Cristiano Ronaldo se convirtieron en verdugos en La Cerámica de un Villarreal que, tras dominar en buena del parte del duelo y perdonar a su rival, fue de más a menos. Tras haber pasado inadvertido, Ronaldo apareció en el minuto 77 para definir ante Rulli tras un gran fallo defensivo local después de que De Gea sostuviese antes a su equipo con sus paradas, en especial dos sobresalientes a Manu Trigueros.