En un encuentro que los vigueses llegaron a ir dominando por 2-0 y en el que tuvieron superioridad numérica durante más de veinte minutos, el Valladares acabó respirando aliviado al sumar un punto. Porque el Pontevedra, que ya había desperdiciado un penalti en la primera mitad, falló otro en la última acción del encuentro que podría haberle dado el triunfo.