El Club Vigo cosechó ayer ante el Sanaya Libbys su segunda derrota del curso en un duelo que el cuadro tinerfeño dominó con autoridad en cuatro de los sets disputados. El Sanaya confirmó los pronósticos que lo sitúan como uno de los candidatos al ascenso desde la primera manga, que se anotó con facilidad tras un parcial inicial de 1-7 que fue consolidando sin dar pie a la reacción local. No fue así en el segundo, que los vigueses se llevaron apuradamente tras una espectacular batalla que fue muy apreciada por los aficionados que ayer regresaron al pabellón de Coia.

Pero en las dos últimas mangas el equipo canario, que cuenta con cuatro extranjeros, hizo toda su experiencia y calidad. Se llevó cómodamente la tercera con una gran actuación de su colocador y sus hombres de ataque y aprovechó los nervios y errores del Vigo en la cuarta paras llevarse cómodamente el el partido.