Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

iago falque nfútbol | Futbolista

“Tengo ganas de volver a estar en la dinámica de un equipo”

El delantero vigués, libre tras priorizar estar “cerca de casa” por el nacimiento de su hijo, aguarda una oferta que lo “ilusione”

Iago Falque, ayer, durante su entrenamiento en Dextros. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

A Iago Falque, al que tentaba el Real Madrid, lo fichó el Barcelona con apenas 11 años. Ha pertenecido también a Juventus y Tottenham. Villarreal B, Almería, Rayo Vallecano, Southampton, Roma, Bari, Genoa y Benevento jalonan su carrera. El Torino es el equipo con el que más se le identifica. El vigués es el tercer máximo goleador español de la historia en la Serie A italiana, solo superado por Callejón y Luis Suárez. Ahora mismo, sin embargo, se encuentra sin equipo a sus 31 años. Una situación inusual, en cierto modo por prioridades personales y estrictamente provisional. Hace siete meses nació su primer hijo, Liam. Se mantiene en forma a la espera de la oferta que le satisfaga.

“Tengo ganas de volver a estar en la dinámica de un equipo”

–¿Cómo llega a la situación de encontrarse sin equipo?

–El último año en Benevento fue complicado. Cuando volví a Turín decidieron no contar conmigo. En pretemporada no jugaba los amistosos y entrenaba aparte. A final de mercado me propusieron rescindir el contrato. Para quedarme allí y no contar, era lo mejor para ellos y para mí.

–Es una situación extraña en su prolongada carrera.

–La verdad es que sí. Llevo con contrato casi desde que tengo uso de razón. Pero las cosas hay que tomárselas como vienen. Se ha dado así por muchas circunstancias. Tuve alguna oferta de fuera. Con el nacimiento de mi hijo le di valor a intentar quedarme cerca de casa, de la familia, de los abuelos… He llegado a un punto en mi carrera en que he decidido priorizar eso. Llevo toda mi vida fuera. Tuve ofertas de equipos buenos en el extranjero, pero me interesaba más intentar estar cerca de casa.

–Siempre se ha mantenido fiel a sus raíces pese a haber emigrado siendo apenas un niño.

–Tengo mi casa aquí, a mi familia y a mis amigos. Es cierto que hasta tener a mi hijo estar cerca no era algo que me plantease. Si coincidía, bien y si no, no era un factor que me pesase. En este caso, en el momento que llegaron las ofertas, sí que lo valoré. Ahora evidentemente soy joven, tengo 31 años y quiero seguir jugando. Así que si no llega nada interesante cerca, valoraré otras opciones. Me quedan años buenos de carrera.

–¿Cómo valora la situación del mercado?

–Lo cierto es que no es el mejor mercado para estar libre. No es un valor añadido. Se ha podido ver en varios casos. Estar libre es casi más un problema que una ventaja, como hace algunos años. Podría fichar en varias ligas ahora mismo, aunque también la mayoría de plantillas ya están cerradas y en otras se ha superado el límite salarial. No es una situación fácil para mí ni para los equipos.

–¿Ha sentido añoranza cuando han empezado las competiciones o por ejemplo en el derbi turinés, que usted ha disputado varias veces?

–Claro. Es lo que llevo haciendo toda la vida. Además de un trabajo, el fútbol suele ser también una pasión para quien juega. Te entran esas ganas. Es una situación un poco inesperada. Mi carrera en Italia ha sido muy buena. Hay que afrontar las cosas como se dan.

–¿Le entran dudas o entiende que es producto de las circunstancias?

–Es un poco todo. Al final soy el tercer máximo goleador español de la historia en Italia. Eso tiene su valor. Sufrí un año de problemas físicos, complicado, pero tampoco he tenido grandes lesiones en mi carrera. A veces se te queda esa etiqueta y es injusta. No es real si se ve mi historial. Forma parte del juego y hay que aceptarlo, pero tengo ganas de demostrar que no es así. Estoy entrenando cada día y me siento bien. Estoy esperado que llegue algo que me ilusione.

–¿Qué le dice su agente?

–Hay equipos interesados, cosas que al principio de mercado no valoraba y ahora valoro más porque cada día que pasa tengo más ganas. No quiero que pase mucho tiempo. Tampoco ayuda. Tengo ganas de volver a estar en la dinámica de un equipo. Ahora es el momento de tener paciencia. Hay resultados, cosas que influyen en el día a día. Hay que esperar que se dé el momento perfecto para que llegue algo que me llene.

Falque, durante el entrenamiento de ayer. Pablo Hernández Gamarra

–¿Este tiempo le ha servido también para reflexionar sobre cómo quiere enfocar su vida cuando concluya su carrera?

–Cuando no tienes la dinámica del día a día te planteas más cosas. El otro día pude celebrar el cumpleaños de mi ahijado por primera vez y ya ha cumplido cinco años. Ojalá me queden varias temporadas, no sé cuántas. Pero es cuestión de tiempo y luego la vida es muy larga. Quiero seguir ligado al fútbol. Es lo que me gusta y lo que mejor sé hacer. Aún no sé en qué faceta. Lo afronto con serenidad. Lo importante es haber tenido una carrera bonita, que puedas haber disfrutado más allá de los momentos buenos y malos. Te tienes que adaptar a lo que llega.

–Ya parece imposible verlo vestido de celeste. ¿Cómo está viendo al Celta?

–No ha empezado muy bien pero tiene jugadores de mucha calidad, de mucho nivel. Aspas es un jugador “top”. Cuando suceden los problemas siempre es él quien aparece. Tener un jugador de ese nivel te facilita mucho las cosas.

Iago Falque, en la grada de Dextros. Pablo Hernández Gamarra

Entrenamientos con Juan Solla en Dextros

Iago Falque responde al perfil de aquello que en el ‘calcio’ se denomina “fantasista”: un mediapunta talentoso, de zurda precisa y lectura preclara. Por eso mismo siempre ha concedido gran importancia a la preparación física, que endureciese su menudo físico. El vigués, a quien quisieron este verano el AEK y desde el fútbol ruso, se entrena en Dextros cada día a las órdenes de Juan Solla, el preparador físico habitual de Javi Gracia, con quien ha conservado la amistad desde los tiempos del Villarreal B, y con la ayuda de amigos.

Compartir el artículo

stats