El Villarreal de Unia Emery afronta el partido más importante de su historia, en el que tratará de conseguir su primer título continental ante el poderoso Manchester United, favorito en la final de la Liga Europa que ambos equipos dirimirán hoy en Gdansk (Polonia).

El equipo de una ciudad de 50.000 habitantes, con dos décadas de experiencia en la elite nacional y europea, ya acumula cuatro semifinales continentales en su palmarés, pero nunca ha disputado una final a pesar del crecimiento de su proyecto en los últimos años.

El partido es la culminación de muchos años de trabajo, pero el objetivo es que la gesta sea completa con una victoria a partir de los argumentos futbolísticos mostrados por el equipo especialmente por la trayectoria impecable en la actual edición de la Liga Europa por parte de los hombres que dirige Unai Emery, quien ha levantado este trofeo en tres ocasiones como entrenador del Sevilla.

Al partido llega el Villarreal con la baja segura de Vicente Iborra, la duda de Samu Chukwueze y la recuperación del argentino Juan Foyth, que podría ser la gran novedad del equipo como lateral derecho.

No se esperan sorpresas en la alineación respecto a los hombres habituales en el equipo y el también argentino Gero Rulli, el portero de la Liga Europa en esta competición, estará bajo los palos con Foyth, en el lateral derecho y Alfonso Pedraza en el izquierdo, mientras que el veterano Raul Albiol y el joven Pau Torres actuarán como centrales.En el centro del campo estarán los que han sido fijos y más han jugado: Étienne Capoue como pivote, junto a Dani Parejo y Manu Trigueros, como medios más creativos.

En el frente de ataque es segura la presencia del goleador Gerard Moreno acompañado del colombiano Carlos Bacca o de Paco Alcácer, aunque con más opciones para el primero, y con la duda en función de si el planteamiento va a ser más o menos ofensivo entre Yeremi Pino, más atacante, o Moi Gómez para dar más equilibrio al centro del campo.