El karateca español Marcos Martínez, que este pasado fin de semana se negó a pelear por la medalla de bronce por equipos del Campeonato de Europa junto al resto de compañeros que lo forman, ha señalado que no solo han sufrido humillaciones los deportistas sino también familiares de algunos de los componentes del equipo Kumite.

El equipo español, formado por Raúl Cuerva, Alberto Delestal, Samy Ennkhaili, José Rafael Ibáñez, Rodrigo Ibáñez, Marcos Martínez y Babacar Seck, debía combatir por la medalla de bronce contra Azerbayán en el Europeo de Porec (Croacia) pero se negó a hacerlo y emitió una nota en la que daba a conocer “humillaciones, insultos y ataques” por parte de responsables federativos.

“Fue la gota que colmó el vaso, la punta del iceberg. Es algo que hemos ido aguantado mucho tiempo, desde el inicio del el Circuito Olímpico buscando esa medalla olímpica con la que todo deportista sueña”, se lamentó el karateca aragonés en declaraciones a Aragón Radio.